Guillermo Fariñas rechazó asilo en España

El disidente cubano Guillermo Fariñas, quien se encuentra muy debilitado tras 34 días en huelga de hambre y de sed, rechazó este lunes una oferta del gobierno español de enviarle un avión ambulancia y llevarlo a España como asilado.

Image caption El disidente Guillermo Fariñas dijo que prefiere seguir en huelga antes que abandonar Cuba.

Fariñas, un ex militar y psicólogo de 48 años, dijo que prefiere seguir en huelga antes que abandonar su país.

Su madre, Alicia Hernández, le dijo a la agencia de noticias EFE que Fariñas habló este lunes con el consejero político de la embajada de España en La Habana, Carlos Pérez-Desoy, a quien le explicó "que no iba a viajar para ser exiliado y que tampoco iba a ir para regresar".

El opositor comenzó su ayuno el 24 de febrero, un día después de que otro disidente cubano, Orlando Zapata Tamayo, muriera tras 86 días en ayuno.

La muerte de Zapata Tamayo generó una condena por parte de la Unión Europea al gobierno cubano y protestas en Estados Unidos, entre otros países.

Con esta huelga de hambre, Fariñas busca que el gobierno libere de la cárcel a otros 26 disidentes que están en mal estado de salud.

"Mercenarios"

El disidente se encuentra en un hospital en la ciudad de Santa Clara, a 270 kilómetros de La Habana, desde que sufrió una recaída el 11 de marzo. Además, perdió unos 13 kilogramos.

Las autoridades cubanas urgieron a Fariñas a abandonar la protesta.

El gobierno describe a menudo a los disidentes como mercenarios de Estados Unidos y en el caso del fallecido Zapata dijo que era un delincuente común.

Al respecto, Fariñas, en entrevista con el corresponsal de BBC Mundo, Fernando Ravserg, indicó: "Veamos cómo hace para demostrar que somos mercenarios -como nos acusan siempre- ahora que nos estamos muriendo. Los mercenarios no dan la vida por una causa como lo hizo nuestro hermano tras 86 días de huelga de hambre".

Y agregó que, con su propia muerte, "se demostrará que lo que pasó con Orlando Zapata no es una excepción, sino la generalidad en Cuba".

Reacción de la ONU

Por su parte, el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, pidió este lunes que se respeten los derechos humanos de los ciudadanos cubanos ante el agravamiento de la salud de Fariñas.

El portavoz de la ONU, Martin Nesirky, declaró que el organismo "sigue con preocupación" la situación en la isla debido al "inquietante" estado de salud de Fariñas y la muerte de Tamayo.

"El secretario general subraya la importancia de respetar los derechos fundamentales de los ciudadanos cubanos contenida en la Declaración Universal de los Derechos Humanos", indicó Nesirky.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.