Chile: aumenta la cifra de muertos por el terremoto

Edifico dañado por el sismo.
Image caption Algunos edificios están a punto de desplomarse, como este inmueble en el barrio de Maipú, en Santiago.

El gobierno de Chile elevó este miércoles a 486 el número de víctimas fatales del terremoto y el tsunami que sacudieron al país el pasado 27 de febrero.

"Hemos podido determinar que hay 54 nuevos casos de personas fallecidas", señaló el subsecretario del Ministerio del Interior, Rodrigo Ubilla, tras una reunión con el jefe de esa cartera, Rodrigo Hinzpeter.

Según detalló el funcionario, entre los fallecimientos se consideran sólo aquellos directamente ligados a la catástrofe natural y cuya causalidad haya podido comprobarse mediante "antecedentes objetivos".

Asimismo, el último reporte oficial redujo de 98 a 79 el número de desaparecidos tras la tragedia, ya que -según explicó el subsecretario Ubilla- varios fueron hallados con vida durante las labores de búsqueda que continúan llevando adelante las fuerzas de seguridad y otros fueron identificados entre los muertos.

"Es un trabajo dinámico, en el cual nosotros suponemos que, producto del trabajo de Investigaciones y Carabineros, en los próximos días se podrá contar con nuevos antecedentes", anticipó el funcionario.

El terremoto de 8,8 grados de magnitud en la escala de Richter y el posterior maremoto que asolaron las regiones del centro y sur de Chile dejaron tras de sí unos 800.000 damnificados y pérdidas estimadas en US$30.000 millones.

¿Cómo recuperarse de una experiencia traumática? ¡Comparta su experiencia!

Número exacto

El incremento de víctimas fatales, que considera sólo los cadáveres identificados con nombre y documento, rectifica los últimos informes que habían entregado las autoridades hace casi dos semanas.

Según expresan en los círculos del presidente Sebastián Piñera, la intención del gobierno es alcanzar un dato definitivo: una cifra precisa que revele "cuál fue el impacto en cuanto a vidas humanas''. ''Nos interesa poder decir en un momento que el país sufrió la pérdida de tantos chilenos, un número exacto, producto del desastre", señaló Ubilla.

Para ello, el Servicio Médico Legal y el Registro Civil colaboran en la tarea de identificar cuerpos y establecer las causas de muerte, cuando han transcurrido ya 40 días desde el sismo y las autoridades reconocen que cada hora que pasa dificulta aún más la localización de restos.

El gobierno, sin embargo, no ha fijado plazos para poner un fin a la labor. Las cifras, en tanto, tienen carácter oficial pero no final, según se encargan de enfatizar los responsables de recopilarlas.

Muerte presunta

Mientras, la Cámara de Diputados chilena aprobó el martes por unanimidad un proyecto de ley que acorta los plazos para declarar la "muerte presunta" de una persona en las comunas más afectadas por los movimientos telúricos.

El texto de la nueva norma establece que, transcurridos 90 días desde el 27 de febrero, cualquier persona podrá solicitar el estatus de "muerte presunta" para otra que permanezca desaparecida en las regiones de Valparaíso, O'Higgins, Maule y Bío Bío.

Antes, el plazo para situaciones de sismos o catástrofes era de un año.

Esto tendría efectos legales concretos sobre ciudadanos y familias enteras: los herederos de una persona declarada muerta podrían disponer de los bienes muebles o inmuebles del difunto, ya sea para usarlos, ocuparlos o venderlos.

Pero la ley también establece castigos, con pena de cárcel, a quienes declaren una muerte presunta de modo fraudulento -por ejemplo, sabiendo que el desaparecido está con vida o conociendo su paradero- o simulen su propia desaparición o la de un tercero.

Aprobada de antemano en el Senado, el visto bueno de Diputados deja la ley lista para su revisión en el Tribunal Constitucional y, luego, para su inmediata promulgación por parte del Ejecutivo.

Contenido relacionado