Cuba: empresario chileno murió de un paro

Mostrador de Cubana de Aviación (Foto: Raquel Pérez)
Image caption El caso de corrupción en la empresa Alimentos Rio Zaza podría estar vinculado al de Cubana de Aviación.

Las autoridades cubanas informaron que el empresario chileno Roberto Gabriel Baudrand Valdés, gerente de la empresa Alimentos Rio Zaza, murió de un paro respiratorio.

Según la nota oficial fue encontrado muerto en su casa del municipio de Playa, en La Habana.

Afirman que la autopsia determinó que murió a consecuencia de una insuficiencia respiratoria aguda, "asociada con la presencia de fármacos en el contenido gástrico del fallecido, combinada con una concentración de alcohol etílico en la sangre".

Aseguraron que la empresa para la que trabajaba está siendo investigada "para esclarecer la presunta comisión de irregularidades y violaciones de las leyes vigentes en las que están implicados un grupo de directivos chilenos que abandonaron el país o no se presentaron al inicio del proceso".

Baudrand era el hombre de confianza de Max Marambio, un antiguo guardaespaldas del ex presidente Salvador Allende, amigo personal de Fidel Castro y exitoso empresario con fuertes inversiones en Cuba desde hace muchos años atrás.

Redes de corrupción

El caso de la empresa Alimentos Rio Zaza se relaciona con la corrupción de la aerolínea Cubana de Aviación tanto en los protagonistas como en el tiempo. Las investigaciones se inician simultáneamente y familiares de los acusados de un caso están implicados en el otro.

De hecho la esposa del general Rogelio Acevedo –recientemente destituido de su cargo- era la directora comercial de la empresa Alimentos Rio Zaza, mientras que el hermano de Max Marambio, Marcel, era el dueño de la agencia de viajes Sol y Son.

En la calle se especula con que podría tratarse del mayor caso de corrupción de los últimos 50 anos, tanto por el monto de lo robado como por la audacia de las acciones, por el nivel de los implicados y por el tamaño de la red de involucrados.

En Villa Marista, sede de la Seguridad del Estado, continúan los interrogatorios a raíz de los cuales aumentan las detenciones. Fuentes confirmaron a BBC Mundo que nuevos funcionarios del aeropuerto estarían siendo procesados.

Nuevos controles

Image caption Podría ser la mayor trama de corrupción de los últimos 50 años en Cuba, por los montos y el nivel de los implicados.

La situación puede parecer un salto en el grado de corrupción en el país. La Fiscalía General detectó una tendencia al incremento en los últimos dos años, puntualizando que ésta se produce "con mayor participación de dirigentes y funcionarios".

Sin embargo, también podría ser que ahora estén saliendo a la luz casos que existieron siempre. Algo que puede deberse al inicio de inspecciones sorpresa realizadas por la Contraloría General, un organismo creado recientemente por el presidente Raúl Castro.

Ya el lunes anunciaron que durante los próximos 30 días se desarrollarán controles a 750 empresas más, sin especificar nombres ni sectores a los que pertenecen. Esto genera una enorme presión sobre aquellos gerentes que desarrollan actividades ilegales.

En épocas anteriores los controles los realizaban los mismos ministerios a los que pertenecían las empresas y las inspecciones "sorpresas" eran avisadas con una semana de antelación para permitir que los directivos "pongan la casa en orden".

La contrarrevolución real

Image caption Los propios intelectuales comunistas cubanos alertan sobre la corrupción en altas esferas del gobierno.

Las cosas han llegado a tal grado que incluso el investigador del Centro de Estudios de Estados Unidos de la Universidad de La Habana, Esteban Morales, reconoció en una página web cubana que la corrupción es uno de los principales problemas que enfrenta el gobierno.

El analista señaló que los corruptos ya no son de poca monta, que ocupan "altísimos cargos y con fuertes conexiones personales, internas y externas, generadas por decenas de años ocupando las mismas posiciones de poder".

Morales llegó a reconocer que estos personajes "se están apalancando financieramente, para cuando la revolución se caiga, y otros, que pueden tener casi todo preparado para producir el traspaso de los bienes estatales a manos privadas".

Finalmente el intelectual comunista sostiene que el peligro de la "contrarrevolución" no está encarnado por la disidencia sino por la corrupción porque está "dentro del gobierno y del aparato estatal, que son los que realmente manejan los recursos del país".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.