Toque de queda en Miami para los adolescentes

Adolescentes
Image caption Después de una serie de incidentes con armas de fuego, el Gobierno local ha rescatado una ordenanza de 1994.

A las puertas de un instituto de Miami, decenas de adolescentes charlan el viernes por la tarde después del toque de la campana. Es el momento de hacer los planes para el fin de semana. Y para muchos, es la última oportunidad para salir de noche sin miedo a infringir la ley.

El sábado que viene entrará en vigor el toque de queda en Miami (Estados Unidos) que les obligará a quedarse en casa los viernes y sábados a partir de la medianoche, y desde las 23.00 el resto de días.

Hace tiempo que algunos de estos menores del instituto Doral Academy tienen el permiso de sus padres para salir más tarde de esa hora y se niegan a acatar una prohibición que les retira una libertad que ya habían conquistado.

"Si nuestros padres nos dejan salir más tarde de las once no entiendo por qué tiene que ser ilegal", protesta Kevin, a quien sólo le quedan dos meses para cumplir 18 años.

"No me importa la prohibición. Voy a seguir saliendo a la hora que quiera".

A pesar de que la norma rige desde 1994, no estaba siendo aplicada. Después de una serie de incidentes con armas de fuego, el comisionado Richard P. Dunn le ha pedido a la policía que comience a imponer la vieja ordenanza.

"Esta norma no acabará con la violencia en nuestra comunidad", dijo esta semana Dunn. "Pero servirá como medida preventiva para proteger a los jóvenes".

Multa de US$500

De acuerdo con la norma, los menores de 18 años sólo podrán permanecer en la calle en horario de toque de queda si van acompañados de sus padres o de un mayor de 21 años, o si concurren circunstancias especiales, como por ejemplo que el menor asista a un evento escolar o religioso, o que tenga un trabajo con horario nocturno.

El menor no será arrestado, pero sí recibirá una advertencia. A la cuarta o quinta infracción sus padres deberán pagar una multa de US$500.

Los menores han reaccionado con incredulidad. "Nadie va a respetarla, ni los adolescentes ni la policía". opina Kevin. Su amigo Anthony, de 16 años, le da la razón. "Todo seguirá igual".

Otra chica de 15 años, Pía, piensa que la norma va a fomentar la rebeldía. "Muchos chicos se van a saltar la ley sólo para parecer más malos".

La policía no patrullará a la búsqueda de adolescentes infractores cada noche, pero sí más de una vez por semana, según el comisario Keith Cunningham, citado por el diario Miami Herald.

¿Inconstitucional?

Image caption Los padres creen que la noche de Miami es cada vez más peligrosa.

"Hay que vigilar a los chicos. A las puertas de los institutos hay traficantes que venden drogas a los chicos. La juventud está echada a perder", dice Pérez, que trabaja en la Universidad Internacional de Florida.

Otro padre que la acompaña asiente. "Hace más de 30 años que vivo en Miami y esta ciudad está más peligrosa que nunca. Hay muchas pandillas violentas".

Pérez dice que su hija nunca sale sola a la calle. "Si quiere ir al centro comercial con sus amigas, siempre le acompaño, así me aseguro de que nadie les ofrece drogas y de que no les molesta ningún pervertido".

Asegura que a las chicas no les importa que las acompañe un adulto. "Al contrario, se alegran porque las llevamos a restaurantes caros".

Otras dos ciudades de Florida, Tampa y Pinellas Park, decretaron en el pasado toques de queda similares, pero una sentencia del Tribunal Supremo del estado los declaró inconstitucionales en 2005 porque violaban los derechos a la intimidad y a la libertad de movimiento.

La Unión Americana para las Libertades Civiles (ACLU por sus siglas inglesas) ha expresado sus dudas sobre si lo dictado por la ciudad de Miami excede las limitaciones que impuso el Supremo de Florida.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.