Fernández y Mujica hablan y callan

Fue el primer encuentro de mandatarios después del fallo de la Corte Internacional de La Haya por las polémicas papeleras sobre el río limítrofe: la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, y su par de Uruguay, José Mujica, se reunieron para intentar recomponer los vínculos bilaterales después de siete años de disputas.

Image caption Para los mandatarios, la reunión "reencauzó las relaciones bilaterales".

La causa de los roces entre dos vecinos de convivencia tradicionalmente apacible fue la instalación de las fábricas de pasta de celulosa sobre el río Uruguay, fronterizo entre ambos países, que -según los reclamos del lado argentino- sería dañina para el hábitat.

En una conferencia de prensa tras la cita a puertas cerradas en Buenos Aires, los presidentes coincidieron en que respetarán la decisión del máximo tribunal internacional.

La semana pasada, el fallo de La Haya determinó que Uruguay había violado un tratado bilateral al instalar la fábrica sin consulta previa con su vecino, pero a la vez decidió no imponer sanciones económicas y permitir que la pastera siga funcionando en territorio uruguayo.

Así, los mandatarios acordaron que la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) se ocupará de "vigilar" la tarea de la pastera y de monitorear el impacto ambiental que pueda tener en la zona costera.

"Los hombres aprendemos mucho más del dolor que de la bonanza. Vamos a respetar el fallo de La Haya lleno de voluntad política, que es hija de la experiencia, del dolor vivido, de lo que nos ha costado estos siete años", expresó el presidente Mujica.

Y agregó: "Nos sale mucho más barato tener reglas de juego bien claritas".

Fernández, por su parte, afirmó que la reunión era una muestra del "reencauzamiento de las relaciones bilaterales", que ahora deberá moverse a otras cuestiones comunes, como buenos "países amigos”.

¿Y el bloqueo de ruta?

Sin embargo, en la conferencia de prensa fue mucho más lo que se calló que lo que se dijo.

Aunque todos lo esperaban, los jefes de Estado se abstuvieron de hacer comentarios sobre los cortes de ruta que, desde 2005, realiza un grupo de activistas argentinos en el puente internacional General San Martín, que une la localidad de Gualeguaychú con la ciudad uruguaya de Fray Bentos justo a la altura de Botnia.

La Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú, que encabeza la protesta, anticipó tras el fallo que no levantará el bloqueo y se reunirá en una sesión ampliada el próximo domingo para definir los pasos a seguir.

Sin embargo, el gobierno uruguayo había establecido como "prioritario" que el piquete sea levantado, después de sentir su impacto sostenido sobre la economía del país.

Son pocos los que opinan que Argentina y Uruguay podrán restablecer lazos de hermandad si antes no se resuelve esta cuestión y el gobierno argentino no ha dado señales de si tomará medidas contra los responsables de la protesta, tal como exige su vecino.

En privado

Tras la reunión en Buenos Aires, la cancillería uruguaya aseguró que los mandatarios abordaron esta faceta del conflicto, aún cuando la discusión no haya trascendido públicamente.

"Es imposible que entre un argentino y un uruguayo tengan una reunión y no traten el corte de los puentes. En ese sentido lo que decimos es que Uruguay va a pedir a Argentina lo que Argentina esté en condiciones de conceder y cuando esté en condiciones de cumplirlo", expresó el ministro de Relaciones Exteriores, Luis Almagro.

El canciller uruguayo insistió, como lo había hecho días atrás, en que este es un tema "cuya solución es esencial”, aunque su país no presionara para acelerar los plazos y lograr el fin del bloqueo.

"Las soluciones jurídicas tienen la gran dificultad de que deben ser puestas en práctica, y en este caso, con una movilización social fuerte como la que se ha dado, no se cambiará el escenario simplemente con un fallo jurídico en La Haya", comentó a BBC Mundo Jorge Viñuales, profesor de derecho internacional del Graduate Institute de Ginebra, Suiza.

El tema quedará, seguramente, para debatir en una próxima cita de mandatarios rioplatenses. Será, según dijo Fernández, en la localidad uruguaya de Anchorena, aunque para entonces la mandataria argentina espera que el foco esté puesto en "otros temas” de la relación bilateral.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.