Crónica de la asunción de Chinchilla

Eran alrededor de las diez de la mañana. El aún presidente Oscar Arias salía de su casa caminando hacia el último acto de su vida pública, como aseguró, para entregar el poder a su sucesora, la ahora presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla.

Image caption Chinchilla, una politóloga de 51 años, asumió el poder en un "país sumido en contradicciones".

El acto se realizó a un costado del estadio nacional, que una empresa de China construye como una donación a raíz del restablecimiento de relaciones entre ambos países durante el gobierno de Arias.

Los trabajadores chinos se agolpaban sobre las bardas para saludar al mandatario saliente, mientra su comitiva recorría las siete cuadras desde su casa hasta el lugar de la ceremonia.

En un día fresco y soleado, el acto de traspaso de poderes comenzaba en el escenario armado para la ocasión, en el Parque de La Sabana, en el oeste de la capital.

Estaba todo listo. Eran apenas pasadas las 11:30 horas cuando Laura Chichilla contestó con un claro "¡Sí, juro!" y besó la banda tricolor que acaba de ceñirse sobre el pecho.

"¡Felicidades!", le dijo Arias, al abrazarla en su primer acto como ex presidente.

"País en contradicciones"

En esa ceremonia también quedaron en evidencia cambios importantes en la reglas sociales, reflejadas en el hecho de que Chinchilla es la primera mujer que asume el cargo en Costa Rica, en un evento al que el presidente Arias, divorciado, acudió con su novia y sus hijos.

Chinchilla, una politóloga de 51 años, asumió el poder en un "país sumido en contradicciones", como afirman los analistas. En particular, el aumento de la disparidad social y de la inseguridad, cuyo combate la nueva presidenta declaró que será prioridad en su gobierno.

En Costa Rica, hace 10años, la tasa de homicidios era de seis cada 100.000 habitantes; hoy es casi el doble: de 11 por cada 100.000. Una tasa alta, pero todavía muy inferior a la de otros países centroamericanos, como El Salvador, donde es de 61 por 100.000 habitantes.

Pero es también un país con 96% de sus ciudadanos alfabetizados, con niveles de vida elevados para la región, una mortalidad infantil de país desarrollado y una larga expectativa de vida.

La nueva presidenta

Chinchilla, del Partido Liberación Nacional (PLN), de origen socialdemócrata, logró la presidencia con 47% de los votos, muy por encima del 40% que la ley exige para evitar una segunda ronda electoral.

Image caption Una empresa de China construye un estadio a raíz del restablecimiento de las relaciones.

Sin embargo, tiene sólo una mayoría relativa en el Congreso, con 24 diputados en una cámara de 56. El Partido Acción Ciudadana (PAC), el principal de la oposición, tiene 10. Para gobernar, el PLN hizo alianza con el Partido Movimiento Libertario con nueve diputados y puede contar con dos votos de movimientos cristianos.

Chinchilla ha hecho una larga carrera política. Fue ministra de Seguridad en 1996, diputada en el período 2002-06, vicepresidenta y ministra de Justicia en el gobierno de Oscar Arias (06-10), cargos a los que renunció para postularse a la presidencia.

Al acto vinieron los presidentes de la región, como los de México, Ecuador y Colombia, así como del príncipe de Asturias, Felipe de Borbón.

La presencia del mandatario nicaragüense, Daniel Ortega, parecía ser un gesto orientado a mejorar las relaciones entre estos países vecinos, conociéndose que nunca hubo particular simpatía con el mandatario saliente. Ortega llegó tarde, como si quisiera hacerlo cuando ya Arias hubiese abandonado el poder.

Se destacó también la presencia, por primera vez en estos actos, de una delegación de Cuba, después del restablecimiento de relaciones entre los dos países.

Y aunque el nuevo embajador de Cuba aún no presentó credenciales, el gobierno costarricense envió a Esteban Lazo, vicepresidente del Consejo de Estado.

Discurso

El acto se cerró con el discurso de la nueva presidenta, dirigiendo unas palabras a los candidatos que disputaron las elecciones de febrero con ella: "Su presencia en este acto es signo de mejores días para Costa Rica", aseguró.

Lea: Chinchilla lanza mensaje de unidad

Atribuyó la actual crisis económica internacional la ambición, reafirmó sus convicciones sobre la democracia, y convocó a la oposición a compartir coincidencias y articular acuerdos.

Reivindicó la protección ambiental e hizo una referencia contraria a la minería de oro, un proyecto apoyado por la administración que concluyó y que ha causado intensa polémica en el país.

A las 12:17, Chinchilla concluyó su discurso, más emotivo que analítico.

Concluida la ceremonia, se inicia una nueva etapa, como cada cuatro años, en que se renuevan en Costa Rica las esperanzas de sus 4,5 millones de habitantes.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.