A juicio ex ministro de Uribe

Sabas Pretelt (izquierda) y Presidente de Colombia, Alvaro Uribe (derecha)
Image caption Pretelt es acusado de ofrecer dádivas a congresistas que votaron a favor de la reelección presidencial.

Sabas Pretelt, quien era el ministro del Interior de Álvaro Uribe cuando el Congreso colombiano aprobó la reelección presidencial en 2004, tendrá que responder en juicio ante la Corte Suprema de Justicia.

La Fiscalía acusó este jueves a Pretelt por el delito de "cohecho por ofrecer", por las supuestas dádivas entregadas a congresistas.

Pretelt renunció al cargo de embajador en Italia a raíz del llamamiento a juicio.

En un comunicado dijo que ha "presentado ante la justicia innumerables pruebas para demostrar que no sólo no hice ofrecimiento alguno, sino que fue imposible haberlo hecho un año o año y medio antes de que se presentaran las dos vacantes que se mencionan en el proceso".

La decisión de la Fiscalía dividió las opiniones. Por un lado, el ex senador opositor Carlos Gaviria, quien hacía parte del Congreso cuando se aprobó la reelección, le dijo a BBC Mundo que "es muy estimulante que la Fiscalía se esté tomando tan en serio la investigación".

"Hay que recordar que el cohecho es un delito que requiere un sujeto activo y otro pasivo. Y aquí se sabe quiénes recibieron las dádivas, pero no quiénes las ofrecieron", dijo Gaviria, quien fue magistrado de la Corte Constitucional.

En cambio, Juan Manuel Charry, ex decano de derecho de la Universidad del Rosario en Bogotá, calificó la decisión de la Fiscalía como un acto de "naturaleza política".

"Yo me pregunto por qué, cuando el Congreso absolvió al ex presidente Ernesto Samper (1994-1998) por la acusación de haber recibido dineros del narcotráfico en su campaña no hubo procesos penales contra los congresistas ni contra ningún funcionario del gobierno", señaló Charry a BBC Mundo.

Según Charry, la absolución de Samper en el Congreso fue más grave que la forma como el legislativo aprobó la reelección presidencial.

El abogado Jaime Bernal Cuéllar, defensor de Pretelt, sostuvo que han sido contradictorias las acusaciones hechas contra su cliente por la ex congresista Yidis Medina, la primera de tres ex legisladores que ya han sido condenados por el caso.

El escándalo

Pretelt es el primer alto ex funcionario del gobierno que es llevado a juicio por el escándalo desatado por la forma como se lograron las mayorías cuando el Congreso aprobó la reforma que permitió la reelección de Uribe en 2006.

Otro ministro, Diego Palacio, de la Protección Social, y un ex viceministro están siendo investigados penalmente por los mismos hechos.

El escándalo estalló cuando Yidis Medina reveló en 2008 que el gobierno le había ofrecido dádivas para cambiar su voto en contra de la reelección.

La confesión de Medina le mereció una pena de 48 meses por parte de la Corte, que luego también condenó a otros dos ex congresistas.

Uno de ellos es Teodolindo Avendaño, otro que iba a votar en contra de la reelección y a quien la Corte condenó por haber recibido dinero por parte de Medina para que se ausentara de la votación.

Con el sorpresivo voto a favor de Medina y la inesperada ausencia de Avendaño, la reforma constitucional fue aprobada por una mínima diferencia en la Cámara de Representantes.

El tercer congresista condenado por la Corte Suprema, Iván Díaz, era el titular de la curul de Medina y fue condenado por haber presionado a la legisladora para que cambiara su voto.

Condenas penales y absoluciones disciplinarias

La "Yidispolítica", como se conoce el caso en Colombia, también llegó al plano disciplinario, donde todos los investigados fueron absueltos por el nuevo Procurador (Inspector) General, Alejandro Ordóñez.

A raíz de esa absolución, que causó gran controversia, pues inicialmente había un proyecto de sanción, la Corte Suprema comenzó recientemente una indagación penal en contra de Ordóñez.

El gobierno ha rechazado las acusaciones en su contra en el caso de la Yidispolítica.

A finales de marzo pasado, el presidente Uribe dijo: "La señora Yidis Medina ha probado ser una mentirosa redomada, una mentirosa empedernida".

Cuando rindió indagatoria ante la Fiscalía, Pretelt defendió su papel como ministro del interior en la aprobación de la reelección y negó haber ofrecido notarías, nombramientos y contratos para lograr las mayorías en el Congreso.

Si la acusación contra Pretelt queda en firme –luego de que se resuelva el recurso de reposición al que tiene derecho- se estima que el juicio contra Pretelt se iniciará tres meses más tarde.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.