Morales en visita sin precedentes al Vaticano

Evo Morales, presidente de Bolivia
Image caption Las relaciones entre Morales y la Iglesia han sido difíciles desde que asumió el poder hace cuatro años.

El presidente boliviano, Evo Morales, pidió al papa Benedicto XVI "democratizar y humanizar" la Iglesia y eliminar el celibato durante una audiencia privada que duró 25 minutos y que marcó su primera visita al Vaticano.

Morales ha sido un crítico de la iglesia católica, pero la semana pasada sorprendió al declararse seguidor de esta religión

"Bienvenido", le dijo el pontífice a Morales –quien vestía pantalón oscuro y una tradicional chaqueta andina sin corbata– en la entrada de su estudio privado.

Por su parte, Morales le dijo que era "un honor saludarle" y se declaró "sorprendido y honrado por su recepción".

En una misiva entregada al Pontífice, el presidente boliviano indicó que "la iglesia no tiene que negar una parte fundamental de nuestra naturaleza como seres humanos y debe abolir el celibato. Así habrá menos hijas e hijos no reconocidos por sus padres".

Algunas "reflexiones me llevan a proponer muy respetuosamente la necesidad de superar la crisis de la Iglesia, que como usted dijo, está herida y en pecado", añadió.

"Se trata de un aporte personal, como miembro de base de la Iglesia católica", puntualizó Morales en el documento que dio a conocer en una rueda de prensa posterior al encuentro.

Morales iba acompañado de una delegación de siete personas y le regaló al Papa dos figuras típicas de madera del altiplano boliviano y una chalina blanca de alpaca tras recibir las tradicionales medallas del pontificado.

La visita se enmarca en una gira de Morales por España, Noruega y Finlandia iniciada este sábado, con parada en el Vaticano.

"Soy católico"

"La verdad, yo soy católico, el sábado fui a misa de mi papá y de mi mamá, aunque el comportamiento de algunos jerarcas de la Iglesia me desmoraliza", afirmó Morales antes de la visita.

Según el mandatario, fue el nuncio apostólico en Bolivia quien le invitó a reunirse con el Papa.

"El 2007 busqué una audiencia, me rechazaron. Ahora él (el Papa) pidió una audiencia", afirmó con una sonrisa, para rematar que "será un encuentro interesante".

Desde el inicio de su mandato, hace más de cuatro años, Morales fue un duro crítico de la jerarquía católica, a la que ubicó en la lista de sus opositores políticos.

"Creo que ya no hay oposición y si tengo opositores, lamento mucho decir, pero es la verdad, son algunos grupos de los jerarcas de la Iglesia Católica y algunos grupos de la prensa burguesa", dijo en una ocasión.

Impulsada por Morales, la nueva Constitución le quita a la fe católica el carácter de religión oficial del Estado y convierte a Bolivia en un Estado laico.

Tras esta declaratoria, los símbolos católicos salieron de los actos oficiales y dieron paso a las ceremonias andinas en honor a la Pacha Mama (la tierra). Morales, por su lado, dejó de asistir a las misas festivas, a las que no faltaban sus antecesores en el poder.

En contrapartida, los obispos también lanzaron críticas al gobierno de Morales. Le pidieron más tolerancia y alertaron que el narcotráfico se desbordaba en Bolivia.

Paralelamente, los obispos también perdieron su protagonismo en la vida política del país. Antes eran convocados para mediar en las crisis sociales y políticas, pero actualmente se limitan a cumplir sus tareas eclesiásticas y sociales.

Sin embargo, el ex embajador de Bolivia ante el Vaticano, Armando Loaiza, afirmó a BBC Mundo que la reunión de Morales con el Papa es "podría inaugurar una nueva etapa del gobierno de Evo Morales rumbo a una política internacional de mayor apertura".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.