Paraguay: termina estado de excepción sin capturas

Fernando Lugo presidente de Paraguay saluda a soldados
Image caption El despliegue de fuerzas militares en Paraguay continuará en las zonas donde actúa el EPP.

En el norte de Paraguay termina este lunes el estado de excepción decretado por el gobierno a finales de abril sin que los órganos de seguridad hayan logrado capturar a los líderes del grupo conocido como Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP)

Lea: El misterioso caso de la guerrilla paraguaya

El presidente paraguayo, Fernando Lugo, dijo que no ampliará el estado de excepción aunque mantendrá militares en la zona limítrofe con Brasil y Bolivia, donde se encuentran las cinco regiones donde presuntamente hay actividad del EPP.

Los departamentos de Concepción y Amambay, en la frontera con estado brasileño de Mato Grosso du Sul, San Pedro, en la zona centro y una de las más pobres del país, Presidente Hayes (centro-oeste) y Alto Paraguay (norte) viven desde el pasado 25 de abril un estado de excepción marcado por el despliegue de más de 3.300 miembros de las fuerzas armadas.

El estado de excepción se produjo tras que un agente y tres civiles resultasen muertos en una emboscada en una hacienda de Arroyito, a casi 400 kilómetros de Asunción, el pasado 21 de abril.

3300 frente a 25

Según las autoridades paraguayas, El EPP -un grupo armado de izquierda integrado por más de una veintena de hombres y mujeres que operan desde hace una década- se ha hecho fuerte en los bosques de la Concepción a través del secuestro de ganaderos adinerados y ataques a puestos militares y policiales.

La organización ha sido señalada como un peligroso grupo criminal responsable de secuestros y atentados. Pero también ha sido sindicada como una guerrilla izquierdista dispuesta a "disparar y matar" para revertir las injusticias socioeconómicas en un país donde el 50% de la población vive por debajo de la línea de pobreza.

Lea: Paraguay: las víctimas del EPP

Fernando Lugo indicó el fin de semana que "buscaremos la figura legal para que los militares permanezcan de forma permanente en la zona".

Ya que, según explicó el mandatario, hay consenso para continuar con la presencia militar pero no con el estado de excepción.

Además, Lugo afirmó que "se necesita un sistema de control, de seguridad, presencia del Estado (...) para garantizar más seguridad, más tranquilidad a la ciudadanía y continuar la persecución de los miembros del EPP".

Según las autoridades, durante el estado de excepción bajaron los índices delictivos de las áreas afectadas, fueron detenidas más de cien personas y se incautaron más de 4,000 kilos de marihuana.

Sin embargo, la oposición critica el hecho de que la operación no ha alcanzado sus objetivos: capturar a los líderes del EPP.

Fernando Lugo presentará este martes un informe sobre la labor realizada durante este mes.