Chile: crisis carcelaria tras terremoto

Cárcel de Chillán
Image caption 269 reos huyeron del penal de Chillán tras el terremoto y cuatro murieron.

El terremoto que azotó a la zona centro sur de Chile causó estragos también en muchas cárceles del país, que vieron caer sus muros y hoy permanecen vacías como una de las tantas imágenes de lo que ocurrió la madrugada del 27 de febrero.

Un informe de la Corte Suprema sobre los daños que el sismo de 8,8 grados Richter dejó en el sistema penitenciario arrojó que 14 de las cárceles quedaron inutilizables, y la totalidad de sus reos debieron ser trasladados a recintos de otras ciudades.

Este hecho aumentó la situación de hacinamiento en los penales, que en marzo había alcanzado un 160,6%, generando problemas en un sistema que ya estaba colapsado y que hoy necesita con urgencia de nuevos centros penitenciarios.

"Eso afecta la calidad de vida de la población penal sin duda alguna y también aumenta la tensión para el personal, por cuanto a mayor cantidad de internos es predecible una mayor cantidad de conflictos", señaló a BBC Mundo Cristián Alveal, presidente de los oficiales de Gendarmería (el organismo responsable del sistema carcelario chileno).

Las cárceles de las regiones del Maule y el Bío Bío fueron las más afectadas por el terremoto, y el informe judicial llevó al ministerio de Justicia a solicitar US$5,5 millones adicionales para ir en inmediata ayuda del sistema.

Caos y destrucción

Image caption Los internos incendiaron la cárcel de Concepción después del seísmo.

El terremoto y tsunami de hace tres meses en Chile generó destrucción en muchos de los centros penitenciarios de la zona centro sur, y a ello se sumó el caos que los mismos internos provocaron en algunos recintos para tratar de escapar.

Entre los casos más serios reportados por la Corte Suprema está el de la cárcel de Chillán, donde 269 reos se fugaron y cuatro murieron en el intento, luego de que un muro se derrumbara y los presos incendiaran las instalaciones.

Similar fue el caso de Concepción, donde unos 400 reclusos salieron de sus celdas, liberaron al resto y le prendieron fuego al edificio, quemando información relevante sobre su situación penal.

En ciudades como Talca o Coronel se registraron hechos similares. A lo largo del país fueron 11 los reclusos que perdieron la vida durante los motines después del terremoto, según el informe judicial.

La Gendarmería informó a BBC Mundo que 440 presos escaparon el 27 de febrero, mientras que 88 aún permanecen prófugos.

Hacinamiento

Image caption El sismo empeoró los índices de hacinamiento en muchos penales.

El estudio a cargo de la fiscal Mónica Maldonado se realizó a nivel nacional, y alertó sobre los problemas de hacinamiento que ya se vivían en distintas cárceles, que se vieron profundizados con el sismo.

En Santiago, el penal Colina II tenía en marzo 2.100 internos cuando su capacidad máxima es de 1.300. La penitenciaría pudo recibir a "muy pocos" reclusos de otros centros "por encontrarse ya muy excedida en su capacidad", según el documento.

"La realidad en los penales ha sido tener una mayor población, que no se corresponde con la estructura disponible carcelaria, y esto viene desde hace muchos años. No podemos decir que es sólo responsabilidad de este gobierno o del anterior", indicó Cristián Alveal.

Respuestas y sugerencias

Image caption Las cárceles de las regiones del Maule y el Bío Bío fueron las más afectadas.

El gobierno de Sebastián Piñera anunció que se va a apurar la construcción y entrada en funcionamiento de ocho de las 15 cárceles privadas que forman parte del programa de infraestructura penitenciaria.

"El primer informe que se hizo en octubre de 2009 detectaba graves falencias y situaciones de hacinamiento en materia carcelaria; y el informe que se acaba de emitir ahora en mayo simplemente fue revisar cuánto más dañada está la infraestructura producto del terremoto", señaló el ministro de Justicia, Felipe Bulnes.

La Gendarmería, informó que ya han gastado US$2 millones para enfrentar la emergencia, y sostuvo que los daños se van a ir reparando paulatinamente.

Mientras, la Corte Suprema pidió a la guardia penitenciaria que elabore un protocolo para eventuales nuevos escenarios de catástrofe y llamó a tener "especial preocupación" por retomar "los ya deficientes programas de rehabilitación", que quedaron de lado tras el terremoto.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.