Detienen al líder indígena peruano Pizango

Seguidores de Pizango
Image caption En el aeropuerto se concentraron seguidores y detractores de Pizango.

El líder indígena peruano Alberto Pizango, fue detenido este miércoles en el aeropuerto internacional de Lima, cuando regresaba voluntariamente a su país tras pasar once meses asilado en Nicaragua.

Pizango deberá responder por los cargos de apología de sedición y motín tras la muerte de al menos 34 personas en los sucesos de Bagua en junio del año pasado.

Pizango es el líder de la organización indígena más influyente del país, la Asociación Interétnica de la Selva Peruana (Aidesep) que el año pasado llevó a cabo dos meses de protestas masivas y bloqueos en la Amazonía peruana, un área de vital importancia para la economía del país.

"Pero la huelga terminó con sangre cuando la policía trató de levantar un bloqueo y frente a graves acusaciones que se le atribuían, el señor Pizango buscó asilo en Nicaragua alegando que no tendría un juicio justo en Perú", explicó el corresponsal de la BBC en Lima, Dan Collyns.

Lea: Pizango pide asilo en Nicaragua

Añora su tierra

Después de casi un año en el país centroamericano, el líder indígena regresó a su país impulsado por la melancolía de su tierra y convencido de su inocencia, según confesó esta mañana a los medios antes de salir de Managua.

También en declaraciones a la prensa, el portavoz de Aidesep, Carlos Navas, explicó que Pizango añoraba "su tierra y quiere ponerse a derecho".

Además, apuntó que para el líder indígena las condiciones en el país frente al eventual juicio son mejores que cuando salió porque hay presión de la prensa extranjera y de las organizaciones de derechos humanos.

Según explicó Collyns, Navas acusó al gobierno de Alan García y a las autoridades del país de usar la justicia contra los pueblos indígenas.

Sin embargo, el presidente peruano desmintió que exista injerencia del Ejecutivo y aseguró que el caso de Pizango sólo lo debe tratar la justicia.

Desencuentro entre Gobierno e indígenas

Image caption Antes de salir de Nicaragua, Pizango se declaró inocente de los cargos que le acusan.

Durante aquellos enfrentamientos, los representantes indígenas acusaron al gobierno de intentar promover una ley por decreto que podría haber permitido la venta a compañías privadas de cerca de 45 millones de hectáreas de selva amazónica propiedad del Estado.

El corresponsal de la BBC en Perú considera que éste fue el principal reto internacional del presidente Alan García desde que llegó al poder en 2006, ya que los disturbios le obligaron a reorganizar su gabinete y la derogación de los polémicos decretos.

Collyns apunta que "ahora que el señor Pizango está de vuelta en suelo peruano, parece inevitable que las tensiones entre el gobierno del Perú y la población indígena se reinicien de nuevo".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.