Bolivia: más denuncias contra gobernadores

Rubén Costas
Image caption Los tres únicos gobernadores opositores a Morales se enfrentan a acusaciones.

Cuando faltan sólo tres días para la posesión de las autoridades regionales de Bolivia, suman las denuncias en contra de los gobernadores opositores.

La Contraloría General del Estado planteó dos nuevas acusaciones en contra del reelecto gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, por la presunta compra irregular de vehículos y por la presentación de facturas falsas.

Según la polémica Ley de Autonomías que entró en vigencia el pasado lunes, los gobernadores que enfrenten acusaciones formales en su contra pueden ser suspendidos de sus cargos.

Lea: Aprueban ley de autonomías en Bolivia

Además de Costas, los gobernadores de Tarija, Mario Cossío, y de Beni, Ernesto Suárez, también enfrentan acusaciones formuladas por diferentes instancias del gobierno de Evo Morales.

Vehículos y facturas

Según las últimas denuncias, Rubén Costas compró vehículos para atender los desastres naturales, pero finalmente estos fueron utilizados en la administración central de esa región.

El daño económico, según la Contraloría, es de 30 millones de bolivianos (4,2 millones de dólares). Entre tanto, la presunta falsificación de facturas es por un valor de 17.600 dólares.

El contralor general del Estado es Gabriel Herbas, ex diputado del partido de Evo Morales.

La gobernación de Santa Cruz, mediante un comunicado difundido este jueves, rechazó las acusaciones y aseguró que la Contraloría no siguió los procedimientos legales para denunciar a Costas.

Otras denuncias

Image caption Una polémica ley impulsada por Morales podría suspender a los gobernadores opositores.

Además de estos dos casos, Costas enfrenta otras nueve denuncias planteadas por el gobierno de Evo Morales. Una de ellas tiene que ver con la organización del referendo autonómico en la región de Santa Cruz durante 2008, en un proceso rechazado por el oficialismo por considerar que pretendía dividir Bolivia.

Entre tanto, Mario Cossío enfrenta 25 denuncias por presuntos malos manejos del dinero público en su región. Y, contra Ernesto Suárez se plantearon dos acusaciones.

Costas, Cossío y Suárez son los tres únicos gobernadores opositores. Las otras seis regiones del país son manejadas por el partido de Morales.

"Para meternos presos"

En ese contexto, Rubén Costas, en entrevista publicada este jueves en el diario El Deber, indica que la ley de Autonomías está diseñada para conducir a los opositores a la cárcel. "Intentarán amedrentarnos, perseguirnos, amenazarnos y desgastarnos para meternos presos", dijo.

Con el argumento de que el gobierno busca "descabezar" las gobernaciones opositoras, los adversarios políticos de Morales rechazaron la ley de autonomías hasta el último momento, pero finalmente, ésta fue promulgada el lunes.

Ante las críticas desatadas tras la aprobación de la ley, la ministra de Transparencia, Nardi Suxo, pidió a los gobernadores que hagan una defensa jurídica y no política de sus casos.

"Lo que deben hacer los gobernadores electos es una defensa jurídica y no política, porque estoy segura que ningún ciudadano cruceño, beniano (o) tarijeño está a favor de la corrupción", dijo la ministra.

La autoridad, además precisó que no se suspenderán autoridades sólo con una denuncia, sino a la conclusión de la investigación si se demuestra que han cometido los delitos por los que se les acusa.

Según manda la ley de autonomías, los gobernadores asumirán sus funciones este domingo ante el presidente Morales.

Sin embargo, los tres opositores decidieron hacer sus propios actos de posesión en sus regiones, aunque, según dijeron, también acudirán al juramento que les tomará Morales.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.