Damnificados chilenos resisten temporal

El primer gran temporal desde el terremoto del 27 de febrero se dejó sentir en la zona centro sur de Chile, con lluvias y vientos huracanados que causaron estragos en algunas casas pero no afectaron mayormente a las viviendas de emergencia que albergan a los damnificados.

Image caption Algunas viviendas se mojaron, pero las autoridades ayudaron a forrar techos.

Recién el lunes pararon las precipitaciones en las regiones del Maule, Bío Bío y la Araucanía, luego de cuatro días en que la principal preocupación fue el estado de los campamentos y aldeas surgidos tras el sismo de 8,8 grados Richter.

Las pequeñas construcciones conocidas como mediaguas habían presentado serios problemas con las primeras lluvias de inicios de mayo, pero el gobierno de Sebastián Piñera implementó medidas como forrarlas con un material impermeabilizante y éstas dieron resultados.

"Nos instalaron eso y quedaron bien forrados nuestros hogares, así que no nos estamos pasando por los costados. Eso resultó de maravillas y la casa no se ha mojado", le relató a BBC Mundo Isabel Faúndez, dirigente del campamento Puertas Verdes II de Constitución (a unos 300 kilómetros al sur de Santiago).

El sistema frontal dejó 58 damnificados según el último reporte de la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), que especificó que el principal problema fue la voladura de techumbres a causa de los fuertes vientos de más de 60 kilómetros por hora.

La situación más complicada se vivió en la región del Bío Bío, donde se registró un inusual tornado que arrasó con cinco casas en la comuna de Coelemu y dejó otras 20 con daños.

Lea: La lluvia se suma a los temblores en Chile

Un susto único

Aun cuando las viviendas de emergencia soportaron las inclemencias del tiempo, quienes perdieron sus hogares tras el terremoto y hoy habitan en campamentos igual pasaron noches complicadas a causa de la lluvia y el viento.

Isabel Faúndez narró que debieron redoblar esfuerzos para evitar que los precarios techos de sus mediaguas cedieran con el temporal, y que para ello fue crucial la ayuda de efectivos del ejército que llegaron hasta los campamentos.

"Con la ayuda de militares pudimos afirmar y colocar nylon, pero también troncos arriba porque se nos estaban volando los techos, se estaban goteando, en muchas casas se mojaron las camas. Estamos viviendo con un susto único en la noche", comentó.

Similar fue la visión de Francisca San Martín, de la comuna de Penco (ubicada a unos 530 kilómetros al sur de Santiago), quien señaló a la BBC que la ayuda está llegando en forma efectiva.

"El campamento ha tenido prioridad con forros de lata y de zinc, hay casas que falta que se forren y se gotearon, pero la ayuda se va a entregar esta semana. Estamos trabajando bien con las autoridades, así que estuvo bien la llamada de atención que hicimos", señaló.

Lea: Damnificados de terremoto en Chile temen el frío y la lluvia

Sigue el mal tiempo

La Dirección Meteorológica de Chile pronosticó que las lluvias se mantendrán desde este miércoles hasta el viernes en la zona centro sur, y la Onemi decretó alerta temprana preventiva para tener sus sistemas activados ante eventuales problemas.

En Santiago las lluvias fueron menos intensas y no generaron mayores problemas entre los damnificados del terremoto, que representan un porcentaje mínimo respecto de las 60.000 mediaguas que se han entregado hasta el momento.

Desde el comité de emergencia instaurado por el gobierno de Piñera realizaron una evaluación positiva tras el primer gran temporal post sismo, según le dijo a BBC Mundo Cristóbal Lira, secretario ejecutivo del organismo.

"Para el frío se les puso aislación térmica y para el tema de la humedad se les puso el impermeabilizante por fuera, la geomembrana, y diría que ambas funcionaron muy bien. No puedo negar que se haya llovido alguna casa, pero obviamente han sido situaciones muy menores en comparación con lo que hubiera pasado si no hubiésemos tomado estas medidas", indicó.

Un bálsamo para estas familias será el debut de la selección chilena ante Honduras en el Mundial de Sudáfrica, que podrán observar en pantallas plasma que el gobierno entregó para cada aldea.

Y uno de estos campamentos en el golpeado balneario de Dichato, en la región del Bío Bío, contará con la presencia de Sebastián Piñera y las máximas autoridades del país, quienes verán ahí la actuación del elenco que dirige el argentino Marcelo Bielsa.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.