Lula se enoja con el director de "Avatar"

Luiz Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil
Image caption Lula asegura que la construcción de la represa no dañará el medio ambiente.

"Mejor sería que Cameron se fuese a protestar al Golfo de México y a ayudar a retirar el petróleo que ha contaminado el mar".

Con esta frase, el presidente de Brasil, Luis Inácio Lula da Silva, mostró su malestar con el cineasta James Cameron, director de "Avatar", la película más taquillera de la historia.

Hace unos meses, el director de origen canadiense participó de un evento en la Amazonía brasileña para protestar contra la instalación de una gigante hidroeléctrica que el gobierno de Lula planea construir en el corazón de la selva.

La represa Belo Monte será la tercera más grande del mundo y, según las autoridades brasileñas, es crucial para el desarrollo del país.

Sin embargo, su construcción ha sido fuertemente criticada por grupos indígenas, ecologistas y movimiento sociales, que afirman que dañará el ecosistema y provocará el desplazamiento de miles de personas.

Lea también: Polémica por gigante hidroeléctrico en Brasil

Hablando durante un acto organizado este jueves en la cercana ciudad de Altamira para defender el proyecto, Lula reiteró que Brasil necesita la energía que producirá la hidroeléctrica si quiere continuar su proceso de industrialización y mantener su crecimiento económico.

Daño

Image caption El director de Avatar participó en un acto para protestar contra la instalación de la hidroeléctrica.

El mandatario brasileño también volvió a asegurar que la represa no dañará el medio ambiente, tal como advierten ecologistas como Cameron.

En ese sentido, comparó el proyecto de Belo Monte con la construcción de la hidroeléctrica Itaipú, la segunda más grande del mundo, que Brasil construyó junto con Paraguay hace más de treinta años.

"En esa época decían que no podíamos construir Itaipú porque iba a inundar a Argentina", afirmó.

"Por falta de información también decían que Itaipú iba a causar cambios en todo el clima de la región y hasta que iba a afectar el eje de rotación de la Tierra, y nada de eso pasó", señaló el jefe de Estado, quien durante su juventud también se había opuesto a la instalación de la represa en la frontera con Paraguay.

El presidente brasileño aseguró que se adoptarán las debidas precauciones para minimizar el impacto sobre el ecosistema y dijo que se buscará atender la situación de las cerca de 12.000 personas que, se estima, serán desplazadas por las obras.

Gigante

La represa de Belo Monte se construirá sobre el río Xingú, uno de los principales afluentes del Amazonas, y requerirá que se inunde una zona de unos 506 kilómetros cuadrados.

Según el gobierno, generará en promedio 4.571 megavatios por hora, duplicando su producción en las épocas de máxima crecida del Xingú, cuando podría generar más de 11.000 megavatios.

Se estima que la represa costará US$10.600 millones y el gobierno brasileño anunció que invertirá unos US$857 millones para mitigar el impacto socioambiental.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.