Bolivia: diputados indígenas suspenden huelga de hambre

Diputados indígenas bolivianos en huelga de hambre
Image caption Los diputados quieren aumentar el número de escaños indígenas.

Los diputados indígenas que sostenían una huelga de hambre en Bolivia suspendieron la medida este domingo, pese a que la Cámara de Diputados no atendió su demanda.

Un grupo de trece personas -entre legisladores y dirigentes indígenas- habían iniciado la huelga el viernes por la noche exigiendo que, mediante ley, los pueblos originarios aumenten su representación en la Asamblea Legislativa de siete a 37.

El oficialista Movimiento al Socialismo (MAS), el partido del presidente Evo Morales, rechazó el pedido, pero al finalizar el debate de este fin de semana incluyó dos artículos transitorios que permiten trasladar el análisis de ese tema para más adelante.

Concretamente, el asunto de las bancas parlamentarias volverá a ser discutido una vez que se realice el censo de población el año 2011.

"Ni una coma"

El diputado indígena Bienvenido Zacu, quien estaba entre los huelguistas, le dijo a BBC Mundo que "no han querido cambiar ni una coma", pero que al menos "hemos abierto una esperanza para después del censo".

La ley de Régimen Electoral, donde se establecen los siete curules para los pueblos indígenas, fue aprobada por la Cámara de Diputados, pero como sufrió cambios de último momento en los artículos transitorios, fue remitida nuevamente al Senado para su revisión.

Si bien la huelga de hambre se suspendió, la marcha de indígenas se mantiene y este domingo cumple su octavo día exigiendo la plena aplicación de la autonomía indígena. Se dirige desde Trinidad, al noreste de Bolivia, hacia La Paz.

El diputado Zacu dijo que los parlamentarios huelguistas acudirán a dar encuentro a la marcha este lunes para informar sobre la aprobación de las leyes, pero adelantó que la protesta se mantendrá porque ésta busca que la autonomía indígena tenga recursos y sobrepase los límites municipales.

"Decepcionados"

Los indígenas exigen aumentar las bancas parlamentarias para los pueblos originarios de siete a 37, de los cuales 18 serían para los pueblos de tierras bajas y 19 para los de tierras altas.

Image caption El gobierno de Evo Morales acusó a la USAID de financiar a los pueblos originarios.

Además, reclaman una aplicación real de la autonomía indígena y que los pueblos originarios sean consultados cada vez que se emprendan grandes inversiones en sus territorios.

El gobierno se niega a atender las demandas de los indígenas por considerarlas inconstitucionales y acusa a la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos (USAID, por sus siglas en inglés) de estar financiando a las etnias bolivianas con el fin de indisponerlas contra el presidente Morales.

Los dirigentes han rechazado las acusaciones y se han declarado "decepcionados" con el gobierno que llegó al poder, en gran medida, gracias a la fuerza de los pueblos originarios y campesinos.

Uno de los dirigentes indígenas del occidente, Rafael Quispe, dijo sentirse "decepcionado" con el presidente Morales porque los indígenas y campesinos apostaron por un gobierno que, según dijo, ahora no reconoce sus derechos.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.