Interpol busca apoyo ciudadano en internet

Fugitivos buscados por la Interpol
Image caption Se buscan sospechosos de asesinato, abuso de menores y narcotráfico.

La agencia internacional de policía, Interpol, pidió por primera vez que el público haga uso de internet para ayudar a dar con el paradero de los fugitivos más buscados.

Interpol publicó fotografías de 26 sospechosos de crímenes que van desde asesinato hasta abuso sexual de menores y narcotráfico.

La agencia espera que los usuarios de internet, especialmente aquellos que emplean redes sociales como Facebook, colaboren identificando y delatando a los prófugos.

El periodista de la BBC Jonny Hogg comenta que, aunque los pedidos de colaboración ciudadana no son nuevos, ésta es la primera vez que se apela al uso de la red.

Participe: ¿Hay que ayudar a la Interpol?

En caso de que alguien tenga alguna pista pertinente, se le pide que envíe la información por correo electrónico.

Este llamado público es la fase más reciente de un operativo conocido como "Infra-red" ("Infrarrojo"), acrónimo en inglés de alertas rojas para la captura y el arresto de fugitivos internacionales.

Martin Cox, quien dirige "Infrarrojo", manifestó que es más probable que alguien identifique a uno de los fugitivos a través de una red social que viéndolo por la calle.

Interpol afirma que el programa ya tiene en la mira a 450 prófugos y que más de cien de ellos ya han sido arrestados o localizados.

Herramienta de doble filo

En la reciente lista de los 26 más buscados por Interpol figura un individuo condenado por el asesinato del primer presidente de Bangladesh, Shiekh Mujibur Rahman, y de su familia en 1975.

También se incluye al ciudadano brasileño Celso Schmitt, requerido por narcotráfico y homicidio y de quien se cree que vive en Bolivia.

Los detalles de los prófugos, sus posibles paraderos y otros datos que puedan ayudar a su identificación y captura han sido recopilados, analizados y enviados a las 188 oficinas de Interpol en todo el mundo.

Sin embargo, las redes sociales se han vuelto tan populares entre los criminales como entre aquellos que intentan capturarlos, afirma Jonny Hogg.

Un ciudadano británico que se fugó de una prisión en 2009 se convirtió en una sensación de internet después de mofarse de la policía y ofrecer pistas de su paradero a través de Facebook.

Eventualmente, fue arrestado después de estar cuatro meses prófugo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.