México: sigue la tragedia por la tormenta Alex

Destrozos causados por Alex en el Realito, Guadalupe, México.
Image caption Tres estados están en alerta por inundaciones, por la crecida de algunos ríos tras la apertura de presas.

El huracán Alex se ha disipado, pero no el impacto que causó en México. Poblaciones de tres estados en el noreste del país se encuentran en alerta máxima ante el riesgo de inundaciones por el desfogue de presas y crecidas en los ríos de la zona. Unas 170.000 personas han resultado afectadas.

El daño podría ser mayor porque existen decenas de comunidades aisladas, donde no se conoce aún la magnitud de los daños causados por el ciclón.

Las lluvias rebasaron la capacidad de almacenamiento en las presas de la región, que debieron desfogarse para evitar la ruptura de las cortinas.

Eso provocó que aumentara el nivel de algunos ríos, y con ello la inundación de comunidades en los estados de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas.

Lea: El huracán Alex se fue pero Monterrey sigue sufriéndolo

Más de 18.000 personas fueron evacuadas en Ciudad Anáhuac, Nuevo León, y otras 23.000 podrían tener que abandonar sus casas en Reynosa, Tamaulipas, según la Dirección de Protección Civil local.

Además, las poblaciones ribereñas al Río Bravo, que separa México de Estados Unidos, esperan que aumente el caudal este miércoles. Incluso fue cerrado por algunas horas el puente internacional entre Ciudad Acuña, Coahuila, y Del Río, Texas.

Tragedia histórica

Image caption En Monterrey, la ciudad más afectada, 130.000 personas no tienen agua potable desde hace cinco días.

El exceso de lluvias ha provocado, paradójicamente, el desabastecimiento de agua potable en la región.

La ciudad de Monterrey es la más afectada. Unas 130.000 personas no tienen agua desde el 1 de julio, lo cual ha provocado disputas entre vecinos.

Es el problema más urgente de resolver, dice el gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina. "Estamos trabajando sin descanso para poder restablecer el suministro de agua", dijo a medios locales.

Las autoridades sanitarias se encuentran en alerta para prevenir un eventual contagio de dengue.

En Nuevo León murieron 12 personas y otras tres permanecen desaparecidas. Hasta ahora, la estimación de los daños supera los US$800 millones.

Es la peor tragedia en los últimos 100 años, reconoce el gobernador Medina. La reconstrucción tardará varios meses en concretarse.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.