En Colombia "no saben" pedir perdón

El asesinato del senador Manuel Cepeda, ocurrido hace 16 años, pone a prueba la capacidad de pedir perdón en Colombia, país que lleva más de cinco décadas de conflicto armado.

La condena de la Corte Interamericana de Derechos Humanos al Estado colombiano por el asesinato de un senador comunista generó un intenso debate sobre cómo se pide perdón en medio del conflicto armado.

Image caption Manuel Cepeda Vargas fue baleado en Bogotá en 1994.

Se trata de un debate en el que han participado el presidente y el vicepresidente de la república, la familia de la víctima, columnistas, dirigentes políticos, antropólogos y filósofos.

La antropóloga María Teresa Uribe, una estudiosa de la violencia en Colombia, le dice a BBC Mundo que todo se debe a que en este país se "banalizó" la forma de pedir perdón.

"Eso es muy grave, porque pierde todo su valor y la capacidad ritual que tiene el pedido de perdón", explica Uribe, quien fue directora del Instituto Colombiano de Antropología e Historia, ICANH.

Mientras tanto, el ex consejero de paz Carlos Eduardo Jaramillo declara a BBC Mundo que en Colombia "no estamos acostumbrados a pedir perdón" y solo se hace cuando media una condena internacional.

El filósofo Guillermo Hoyos, profesor de la Universidad Javeriana, agrega que "en Colombia no hay cultura del perdón y sin esa cultura no podremos salir del lío en que estamos".

Y agrega que en países como Colombia "no se ha podido desligar el perdón de la religión".

Lea: Condenan a Colombia por muerte de senador

Perdón por un crimen de Estado

Todo tiene que ver con la orden de la Corte al gobierno colombiano para que haga un acto público en el Congreso donde un alto representante del Estado pida perdón por el crimen.

El asesinato ocurrió en Bogotá, en agosto de 1994, cuando el senador comunista Manuel Cepeda fue baleado por un comando integrado por paramilitares y militares.

Image caption El hijo del senador asesinado siempre ha defendido la militancia de su padre.

Cepeda fue director del semanario Voz, órgano oficial del Partido Comunista, en la época en que las directivas de esa colectividad favorecían la combinación de todas las formas de lucha, incluida la armada.

A comienzos de los años 60 nació la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, que estuvo mucho tiempo ligada al Partido Comunista.

Después del crimen, un frente de las FARC, que opera en el sur de Colombia, adoptó el nombre de Manuel Cepeda.

Y ahora que condenan al Estado por el crimen de Cepeda, algunos sectores le han exigido a Iván, su hijo, que pida perdón por lo que han hecho las FARC.

Uribe acusa

Al día siguiente de conocerse la sentencia de la Corte, el presidente Álvaro Uribe dijo: "Yo no puedo decir que el Estado asesinó al senador Cepeda o al uno o al otro. Lo que sí puedo decir es que lo asesinaron. Y que eso es muy grave y que eso no se puede repetir. Y yo pido perdón".

Y, enseguida, el mandatario señaló que "no se puede implorar, exigir a la justicia internacional que obligue al Estado colombiano a pedir perdón y al mismo tiempo adelantar falsas acusaciones, proceder con odio a maltratar injustamente a compatriotas, a maltratar injustamente la honra de los gobiernos. Eso es muy grave. Porque es tan grave el crimen físico como el crimen moral".

"Yo no entiendo que se pueda exigir pedir perdón en nombre del odio. Algunos llenos de odio dicen: exigimos que nos pidan perdón. No. Es que el perdón es algo del alma, algo humanitario", dijo Uribe.

María Victoria Uribe considera que el pedido de perdón de Uribe es "ramplón y poco serio".

Iván Cepeda, que fue elegido congresista este año por el opositor Polo Democrático Alternativo y que ha tenido duros enfrentamientos con Uribe, considera que el mandatario está eludiendo la orden de la Corte Interamericana.

Luego aparecieron columnas de opinión de personas cercanas a Uribe , como el ex ministro Andrés Felipe Arias, quien acusó a Iván Cepeda de ser "un brutal, enfermizo y enceguecido opositor del presidente Uribe", que se aprovecha del drama de su familia.

Cepeda "se niega a pedir perdón"

El analista Alfredo Rangel se quejó en la revista Semana de que Iván Cepeda se niegue a "reconocer el condenable aporte que hizo su padre a la violencia en Colombia. Exige, con razón, que se pida perdón por ese asesinato, pero se niega a pedir perdón por la participación de su padre en la promoción de la violencia guerrillera que ha causado miles de asesinatos y secuestros. Es la aplicación de la 'ley del embudo', a nombre de la justicia".

Image caption El analista Rangel criticó al hijo de Cepeda.

Cepeda, que por años ha liderado un movimiento de víctimas del Estado, le responde a BBC Mundo que, detrás de esos reclamos, "hay una estrategia para encubrir un crimen de lesa humanidad e invertir las responsabilidades".

Y añade que él siempre ha condenado la vía armada y que desde un principio lamentó que las FARC usen el nombre de su padre para llamar a uno de sus frentes.

"A mi padre le hicieron varios procesos judiciales y nunca le comprobaron nexos con la guerrilla", añade.

"Hace más daño el intento permanente por ponernos en el sitio de ser responsables de crímenes cuando somos precisamente quienes hemos soportado acciones criminales del Estado", concluye Cepeda.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.