Sigue controversia legal por norma de matrimonio gay

Boda homosexual
Image caption La discusión de la ley de matrimonio gay ha generado gran polarización en la sociedad argentina.

Ya se hizo historia, ahora se debe poner en práctica. La aprobación de la reforma del Código Civil que habilita el matrimonio entre dos personas del mismo sexo en Argentina abrió una serie de interrogantes respecto a su aplicación.

Durante el acalorado y largo debate en el Senado que definió la cuestión en la madrugada de este jueves, algunos legisladores afirmaron que la nueva ley tiene huecos e incongruencias que afectan el ordenamiento jurídico y social.

La nueva legislación modifica el Código Civil argentino, reemplazando en todos los artículos de la ley del matrimonio la expresión "hombre y mujer" por la de "contrayentes".

Lea: Argentina aprueba el matrimonio gay

De esta forma, se equiparan automáticamente los derechos de los homosexuales y los heterosexuales en materia de adopción, herencia y beneficios sociales.

Problemas

Para algunos expertos esta modificación genera confusión, en particular en lo que se refiere a los derechos de filiación.

Vea también: ¿En qué consiste la ley de matrimonio gay?

"Es una reforma parcial y los legisladores no tomaron en cuenta cómo afecta a otras normas del Código", dijo a BBC Mundo el experto en Derecho de Familia del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal Marcos Córdoba.

Como ejemplo citó el caso de la "paternidad matrimonial", que especifica que el "padre" de un niño nacido en el seno de un matrimonio es la persona que está casado con la madre.

"En el caso de una pareja de mujeres, se estaría diciendo que el padre es una mujer", explicó.

No obstante, el abogado aclaró que éstas y otras incongruencias son más "una cuestión semántica" que un tema de fondo, y no crean una laguna del derecho.

Derechos del niño

Una de las principales objeciones citadas por quienes se oponen a la nueva ley es que ésta "viola los derechos del niño" al permitir a parejas homosexuales adoptar o tener hijos propios.

"Nosotros tenemos una ley, que es la ley del niño, la 26.061, que (dice que) por más derecho que quiera invocar el adulto a querer procrear, cuando entra en conflicto con los derechos de los niños deben prevalecer estos últimos. Y un niño tiene derecho a nacer con un padre y con una madre", señaló el juez de la Cámara Civil Mauricio Mizrahi durante una comparecencia ante la comisión del Senado que debatió el polémico proyecto.

"No se ha estudiado el impacto sobre los derechos de los niños", sostuvo por su parte la senadora peronista Sonia Escudero, durante el debate en el recinto.

Para Córdoba, la nueva legislación "no tomó en cuenta el interés de los niños, que son el sujeto privilegiado del Derecho".

No obstante, el letrado señaló que no existe una legislación o convención que especifique que un niño "tiene derecho a tener una madre y un padre".

"De hecho, las reglas de adopción en Argentina permiten que personas solteras adopten", especificó.

Por tanto, en lo que a la ley se refiere, la reforma del Código Civil no está violando ningún derecho.

Diferencias

Para algunos, como Escudero, la nueva ley "beneficia claramente a las parejas homosexuales" a la hora de adoptar.

Mientras que los matrimonios heterosexuales están obligados a demostrar que tienen problemas de infertilidad para poder adoptar –caso contrario deben esperar tres años antes de comenzar los trámites- las parejas del mismo sexo pueden evitar ese proceso.

Además, los críticos objetan que las parejas homosexuales tengan el derecho de optar qué apellido quieren darle a su hijo, mientras que las parejas heterosexuales están obligadas a darle el apellido del padre.

Para la senadora Liliana Negre de Alonso, una de las principales opositoras de la reforma, la ley es particularmente discriminatoria contra las mujeres, ya que viola sus derechos "al utilizar lenguaje neutro".

Más protegidos

Para Álvaro Herrero, director ejecutivo de la Asociación por los Derechos Civiles (ADC) de Argentina, más que vulnerar los derechos de los menores, la nueva ley los amplía, ya que ofrece protección legal a los hijos de parejas homosexuales, que antes eran discriminados.

"Esta reforma es el avance más importante en materia de derechos civiles desde que se aprobó la patria potestad compartida y la ley del divorcio en los años '80", dijo a BBC Mundo.

La llamada ley del matrimonio gay convierte a Argentina en el décimo país del mundo que permite el casamiento entre parejas del mismo sexo, luego de Holanda, Bélgica, España, Canadá, Sudáfrica, Noruega, Suecia, Portugal e Islandia.

Image caption La norma modifica varios apartes del código civil argentino.

Desde 2009, nueve parejas homosexuales ya habían obtenido permisos judiciales para contraer enlaces ante los registros civiles de la ciudad de Buenos Aires, sin embargo varias de esas ceremonias fueron anuladas por otros jueces.

Se espera que la Corte Suprema de Justicia decida sobre dos casos particulares, que –de ser aprobados- sentarían jurisprudencia.

Para los expertos consultados por BBC Mundo, más allá de los cuestionamientos que pueda suscitar la nueva ley, no existen sustentos legales para impugnarla.

De esta forma, a pesar de que la modificación es rechazada por muchos, en especial en el interior del país, los jueces de todas las provincias deberán aplicar el nuevo Código Civil no bien ésta entre en vigencia.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.