Visas de EE.UU. a disidentes cubanos excarcelados "tardarían 18 meses"

Sede del Sina en Cuba
Image caption Los disidentes que emigren a España y después quieran ir a EE.UU. no serán tratados como refugiados políticos.

Los presos políticos que emigren a España y después piensen continuar viaje a Estados Unidos no serán tratados como refugiados políticos, por lo que deberán hacer sus trámites como simples emigrantes, según se les informó a sus familiares este martes.

Las esposas de los presos fueron convocadas a la Oficina de Intereses de EE.UU. en Cuba (SINA) para discutir el destino de los presos que quieren emigrar a ese país. Fuentes disidentes aseguran que la Iglesia Católica también fue invitada pero no asistió.

Entre los prisioneros que se niegan a emigrar a España hay un grupo que pretende ser recibido en otros países, aunque la absoluta mayoría de ellos desean viajar a Miami, donde está la gran colonia de emigrados cubanos, con más de un millón de personas.

En tanto, recientes declaraciones del presidente del parlamento cubano, Ricardo Alarcón, en Suiza, confirman que "la voluntad del gobierno cubano es sacar de la cárcel a todas las personas sobre las que no pesen crímenes de sangre".

Dificultades

Image caption Las esposas de los presos fueron convocadas a la Oficina de Intereses de EE.UU. en Cuba

Un grupo de estos presos que se niegan a irse para España estarían dispuestos a emigrar a Estados Unidos. Según la líder opositora Marta Beatriz Roque, el esposo de Laura Pollán, la líder de las Damas de Blanco, sería uno de ellos.

Sin embargo, los diplomáticos de los EE.UU. "solo ofrecen la vía normal del programa de refugiados, con dos entrevistas previas y una espera de alrededor de un año y medio", dijo a la prensa Sofía García, esposa del preso José Miguel Martínez.

En la puerta de la Oficina de Refugiados de la SINA, Sofía explicó que los diplomáticos les dijeron que si se van para España y después quieren viajar a EEUU, "la única alternativa es que algún familiar te ponga una visa de emigrante desde EE.UU.".

Marta Beatriz Roque, disidente del grupo de los 75, liberada por razones de salud, dijo a BBC Mundo que los opositores que salieron antes para España enfrentaron muchas dificultades para poder viajar desde allí a los EE.UU., y que algunos tardaron más de 3 años.

Por otra parte, el gobierno cubano solo está autorizando las salidas de los excarcelados hacia Madrid.

Futuro incierto

Image caption La líder de las Damas de Blanco dice que permanecerá en Cuba, a pesar de que su esposo quiere irse a EE.UU.

Además de los que salen para España y los que aspiran a ir a otros países, existe un grupo -aún impreciso- de presos que se niegan a dejar Cuba, entre los que estarían Diosdado Gonzalez, Óscar Elías Biscet y Regis Iglesias, según las más recientes declaraciones de Elizardo Sanchez, presidente de la Comisión de Derechos Humanos.

Laura Pollán afirmó que permanecerá en Cuba, a pesar de que su esposo, Héctor Maseda, quiere irse a EE.UU. Ella se niega a disolver la organización Damas de Blanco, tal y como reclaman algunas de las esposas recién emigradas a España.

Sin embargo, el trabajo de estas mujeres será ahora mucho más complejo. Mientras la opositora Comisión de Derechos Humanos mantiene una lista de 115 presos políticos, ellas hablan de forma imprecisa de unos 50 ó 60 "opositores pacíficos".

La diferencia se produce porque, al finalizar las presentes excarcelaciones, quedarán en prisión una mezcla de disidentes pacíficos, oficiales del Ministerio del Interior acusados de traición y militantes violentos, condenados por asesinato de civiles y atentados dinamiteros.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.