¿Cuál es la situación legal de los disidentes cubanos en España?

Algunos de los primero presos del grupo del 75 excarcelados
Image caption La llegada de los presos a España se vio marcada por la confusión en torno a aspectos legales.

BBC Mundo se pregunta cuál es la situación legal de los disidentes cubanos excarcelados que llegaron a España, qué opciones se abren y qué se les ofrece de cara al futuro.

Varios miembros del grupo manifestaron su descontento al sentirse "engañados" por el Gobierno español, que, a su juicio, habría faltado a sus promesas.

Lo cierto es que la primera semana desde la llegada de los primeros disidentes del grupo de 52 que serán liberados estuvo marcada por la confusión en torno a aspectos como su estatus jurídico.

Nos sumergimos en la maraña de datos, organizaciones y declaraciones, y tratamos de dilucidar cuáles son las posibles opciones para los ex presos que llegaron a España y aquellos que aún están por llegar.

Haga clic en las pestañas para saber más.

Proceso habitual

Según pudo saber BBC Mundo, la situación de asilo ofrecida a los cubanos sigue los procedimientos habituales en este tipo de casos, según lo establecido por el Convenio de Ginebra.

Image caption La Cruz Roja, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado y la Asociación de la Comisión Católica Española de Migraciones se encargan de la parte logística-humanitaria.

El gobierno español firmó un protocolo especial con tres ONGs españolas -la Cruz Roja, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) y la Asociación de la Comisión Católica Española de Migraciones (ACCEM)- por el que éstas se comprometen a encargarse de la subsistencia y manutención básica -la parte logística- de la acogida de los excarcelados en España.

Mientras el gobierno español se hace cargo de las negociaciones y el traslado de los excarcelados y de su situación jurídica, las ONGs se encargarían de la asistencia humanitaria y el apoyo psicológico y social.

Lea: "Todos los presos políticos de Cuba serán liberados" dice el gobierno español.

Según declaró a BBC Mundo la Cruz Roja, la firma de un protocolo en cada caso concreto sigue un procedimiento normal en los casos de la solicitud de asilo político.

30 años en funcionamiento

En el caso de los disidentes cubanos, se han acogido a un programa que lleva 30 años en funcionamiento y que cuenta con la financiación del gobierno a través del Ministerio de Trabajo.

"El programa fue creado en relación a los compromisos de España con respecto al Convenio de Ginebra y es el que se aplica no en este caso sino en el de cualquier persona que solicite asilo o refugio en nuestro país", declaró a BBC Mundo José Javier Sánchez Espinosa, subdirector para Migraciones de la Cruz Roja.

El Ministerio de Interior también estaría colaborando con las ONGs para agilizar alguno de los trámites en la medida de lo posible.

Situación legal

Según manifestaron fuentes de la cancillería española, el estatus jurídico al que pueden acogerse los disidentes que deciden quedarse en España, puesto que pueden optar por ir a otro país, se divide en dos opciones:

Image caption La situación jurídica de los excarcelados generó unos cuantos quebraderos de cabeza.

-La figura de asilado o refugiado político. Permite acceder a un permiso de residencia permanente en España y permiso de trabajo, pero no permitiría a los disidentes volver a Cuba. Además les impediría realizar manifestaciones públicas de carácter político, según lo recogido en el Convenio de Ginebra.

-La figura de protección subsidiaria, también conocida como protección internacional asistida. Esta figura, recogida en la ley española 12/2009 de 30 de Octubre, permite a las personas acogidas en España solicitar la residencia permanente, obtener un permiso de trabajo y además volver a su país, previo paso de la obtención de autorización por parte del gobierno cubano, y manifestar libremente sus opiniones políticas.

Además, en este caso concreto, se negoció con el gobierno cubano la garantía de la protección de los bienes en Cuba de los excarcelados.

Según afirmó Sánchez Espinosa, la mayoría de los ex carcelados han solicitado la protección internacional asistida.

"La diferencia entre ambas figuras son más bien de matices jurídicos. Ambas determinan el derecho a trabajar", dijo.

Según afirmó la cancillería española a BBC Mundo, la protección internacional asistida sería una figura asimilable a la del estatus de inmigrante con papeles, de ahí la confusión, pero contaría con una mayor protección y una tutela.

Situación ventajosa

Según la cancillería esta figura jurídica apoya a los que se acogen a ella para tratar de facilitar una rápida asimilación en el país de origen, se garantiza la cobertura de su manutención básica durante un período de tiempo (en este caso dos años) y se agiliza en la medida de lo posible los trámites para que esto se materialice lo antes posible.

Según las mismas fuentes, ésta sería la figura destinada a garantizar la mejor acogida posible a los disidentes que decidan permanecer en España.

En términos parecidos se manifiesta José Javier Sánchez Espinosa: "Desgraciadamente no todas las personas que solicitan asilo internacional cuentan con los mismos privilegios que en este caso. Las condiciones que se les han dado han sido ciertamente ventajosas y excepcionales con respecto a otras personas".

Y cita ejemplos concretos: "Hubo personal de las ONGs y del Ministerio que fueron a recogerlos al aeropuerto, una trabajadora social les ha acompañado a la hora de reunirse para hablar de sus opciones legales en la Oficina de Asilo, para darles apoyo. Esto tampoco se hace en todos los casos", explica, "porque no podríamos contar con los recursos para acompañar a cada persona que solicita asilo".

"Y también se ha agilizado los trámites para que el asesoramiento se produjese más rápido. Aquellos que llegaron el martes tuvieron cita el jueves y normalmente hay listas de espera con demoras de un mes o mes y medio. También de forma excepcional se está trabajando para que puedan convalidar sus titulaciones universitarias y se pueda agilizar el proceso", explicó.

¿Qué se les ofrece?

Las ONGs proporcionarían a los excarcelados y sus familias la manutención básica durante un período de 24 meses.

Esto incluye:

  • servicio de información, orientación, y asesoramiento legal
  • ayudas económicas de primera necesidad
  • manutención y alquiler de vivienda
  • adquisición de vestuario, gastos de transporte
  • apoyo psicológico
  • asistencia sanitaria
  • ayudas para facilitar la autonomía y la salida de los centros para mayores de edad
  • asistencia en la escolarización de los más pequeños
  • ayudas de carácter educativo en la formación y el ocio
  • cursos de formación ocupacional y búsqueda de empleo

Además las ONGs cuentan con un programa especial para ayudar a la búsqueda de empleo a personas con mayor vulnerabilidad, mediante acuerdos con empresas que podrían facilitar la integración de las personas a la red laboral española.

Hay que recordar que encontrar un empleo no será fácil en un país que ha sido duramente castigado por la crisis económica.

El procedimiento marca que cuando los disidentes llegan a España se les aloja en un hostal hasta que se les asesora, deciden su destino y se concretan los procesos administrativos.

Y una vez que han tomado la decisión se les traslada a los lugares de acogida.

La asistencia sanitaria y toda la red de apoyo psicológico y social se les seguirá facilitando en la lugar en el que se encuentran, bien sea un centro de acogida o un piso, si ésta es su elección.

Conseguir el permiso de trabajo podría demorarse hasta seis meses, según los plazos habituales.

La experiencia de un disidente

BBC Mundo habló con Pablo Pacheco, uno de los disidentes llegado el pasado martes que decidió trasladarse con su familia a la ciudad de Málaga, al sur de España, para comenzar allí una nueva vida.

Pachecho solicitó el estatus de protección internacional ofrecido por el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Image caption Pacheco afirma que no tiene nada que celebrar hasta que todos los disidentes estén fuera de las cárceles en Cuba.

"Nos aseguraron que el ministro de Interior firmaría el próximo 28 de julio nuestra petición", afirma.

Al preguntarle qué implica este estatus explica: "Al parecer es prácticamente el mismo que el de refugiado. Parece que por razones diplomáticas según la Convención de Ginebra, con el estatus de refugiado el gobierno que acoge al ciudadano que sale de su país éste no podría realizar acciones en contra del país de donde viene".

Pacheco decidió elegir la protección internacional porque "no hemos venido a un país libre y democrático para callarnos la boca. La protección internacional nos permite hacer lo que queremos y hablar, y en un determinado momento o en un caso excepcional diría yo, podemos regresar a Cuba".

"Hablo de caso excepcional mientras esté el régimen porque en el caso de que el gobierno hiciese una apertura real donde todos tuviéramos derecho a los derechos ahí estaría Pablo Pachecho, en primera línea".

Sobre la cuestión de si se sintió confuso sobre su situación legal, Pacheco es claro: "Al principio hubo un poco de desorganización y es normal, se está organizando una operación un movimiento de muchas personas, un país que te va a acoger. Pero después se reunieron con nosotros el Ministerio de Asuntos Exteriores y miembros del PSOE, y al menos a mí y a mi familia se nos despejaron muchas dudas".

"Pablo Pacheco y su familia no se sienten traicionados por el gobierno español. Al contrario, agradezco, y mucho al pueblo español la acogida y el calor humano que nos ha brindado, y agradezco a las autoridades mi liberación, la de mis hermanos y las que están por venir".

En cuanto a su futuro, ilusión. "Mi blog tiene más vida que nunca. Espero que se legalice y tenga todos mis papeles. Empezaré a trabajar en lo que más sé hacer, en escribir".

"Ya la Cruz Roja me va a tratar de dar un curso de computación para poder iniciarme en el mundo del blog. También el curso se ofrecerá a mi familia y a mi niño".

Y la distancia para él no será un impedimento para continuar el activismo político junto a sus compañeros en el resto del país.

"Con un móvil podemos convocarnos. Si queremos reunirnos sólo tenemos que llamarnos. He llamado a Cuba y todos saben cómo estoy y cómo me encuentro. No estamos en un lugar donde las llamadas se cortan cada poco tiempo, como en Cuba".

Para Pacheco, este miércoles fue un día especial, el más especial desde que es de nuevo un hombre libre.

"Desde que salí de prisión hoy ha sido mi día más feliz. Hoy mi niño cumple 12 años de edad. He tenido el privilegio de dedicarle mi primera sonrisa y mi primer beso. Desde el 2003 no podía hacer eso, cuando él tenía 4 añitos".

Aunque para Pacheco sobre la situación política en su país queda mucho camino por recorrer y afirma, tajante, a pesar de las declaraciones de intenciones: "No tengo nada que celebrar mientras exista uno sólo de mis hermanos en prisión".

Y después, ¿qué?

Más allá del día de hoy, nos preguntamos también que ocurrirá con los excarcelados una vez se haya acabado la marea mediática y hayan caído en el olvido que conlleva de forma obligada la rutina informativa.

De momento tendrán cubiertas las necesidades básicas por un período de 2 años... ¿pero que ocurrirá después?

"Veinticuatro meses e es el período establecido en este tipo de casos", afirma José Javier Sánchez Espinosa, de Cruz Roja.

"Pero no están 24 meses solos sino que se trabaja con ellos desde el primer momento con clases de formación ocupacional, de búsqueda de empleo, de distintas actividades de integración, con la intención de que después de esos dos años puedan vivir de forma independiente", explica.

Aunque también hay red de seguridad en el peor de los casos.

"Si hubiese alguna instancia tras esos dos años en que no se hubiera conseguido el objetivo se estudiaría el caso personalizado y se vería la posibilidad de seguir apoyándolo", concluye.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.