Lula y Lugo inician obras previstas en acuerdo

El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, y el de Brasil, Lula da Silva
Image caption La construcción de la central de retransmisión tendrá un costo de US$400 millones.

Los presidentes de Paraguay y Brasil, Fernando Lugo y Luiz Inácio Lula da Silva respectivamente, dieron la "palada inicial" de la construcción del terraplenado de una central de retransmisión de la energía eléctrica producida por la represa de Itaipú, que comparten ambos países.

El presidente brasileño se encontró con Lugo en el aeropuerto internacional de la capital paraguaya, Asunción, y ambos se trasladaron a la localidad de Villa Hayes, a 60 kilómetros de distancia, para poner en marcha la red de transmisión que unirá Asunción con la hidroeléctrica de Itaipú.

La central de retransmisión y el tendido eléctrico tendrán un costo de US$ 400 millones y forman parte de los acuerdos que ambos mandatarios firmaron el 25 de julio de 2009 en Asunción.

En un principio, el proyecto fue presentado como un aporte de Brasil al desarrollo de Paraguay, pero posteriormente se aclaró que será solventado por el Fondo de Convergencia Estructural del Mercosur, (FOCEM), bloque regional que ambos países integran con Argentina y Uruguay.

Según las autoridades paraguayas, el proyecto referido a la construcción de la obra debe ser aprobado en la cumbre presidencial del Mercosur que se llevará a cabo entre el 2 y 3 de agosto en la provincia argentina de San Juan.

El cambio de la fuente de financiación de la obra, que potenciará el sistema eléctrico paraguayo, en crisis cada verano, ha derivado en duras críticas de la oposición y la prensa ante lo que consideran falta de cumplimiento de Brasil a las demandas paraguayas en Itaipú, bandera de campaña de Lugo dos años atrás.

Otro compromiso de Lula

Otro de los compromisos que asumió Brasil el año pasado fue aumentar a US$360 millones el monto que Paraguay recibirá por la venta de su excedente de la energía producida por Itaipú.

Actualmente recibe US$120 millones.

El cambio, que ya fue aprobado por el Parlamento paraguayo, deberá ser refrendado por el Congreso brasileño.

El jefe de Estado brasileño anunció que la semana entrante será tratado el asunto en la Cámara de Diputados y, probablemente, en septiembre en el Senado. "Quién sabe si aprobamos antes de terminar mi mandato", expresó.

"Integración verdadera"

Image caption Brasil y Paraguay han tenido desacuerdos en torno a la hidroeléctrica Itaipú.

En cuanto a otros reclamos, el gobierno brasileño reconoce que en el marco de la integración energética, Paraguay podría vender su energía a terceros países después del año 2023, cuando se termine de pagar la deuda de la entidad binacional.

En esta ocasión, los mandatarios no firmaron ningún acuerdo bilateral, pero Lula aprovechó su breve visita para colocar la piedra fundamental de una planta cementera, "Yguazú", que estará ubicada en la misma localidad donde se construirá la subestación de abastecimiento eléctrico y que es de propiedad de la empresa brasileña Camargo Correa.

Por su parte, el presidente Lugo aseguró que con las obras iniciadas, "Paraguay y Brasil avanzan hacia una integración verdadera y avanzamos con pasos firmes hacia la superación de desafíos".

"Compañero Lula: presenciamos la puesta en marcha de este emprendimiento que tiene proyecciones regionales, y confirmamos una vez más que hermanos brasileños y paraguayos abrazamos un proceso de cambios que sintoniza con una visión común de desarrollo", expresó el presidente de Paraguay.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.