Cuba no reformará, pero sí actualizará "con calma" su modelo económico

Asamblea Nacional de Cuba
Image caption A pesar de las medidas que se puedan tomar, "seguirá rigiendo la planificación centralizada" en Cuba.

El gobierno de Cuba dijo que no tiene intención de reformar su modelo económico socialista hacia uno de mercado, pero anunció que sí se propone actualizarlo "con mucha calma".

Para ello se reducirá el papel del Estado en algunos ámbitos y se permitirán más trabajadores autónomos y más pequeños negocios privados. Sin embargo, el control económico seguirá centralizado y continuará sin admitirse la propiedad privada.

El presidente Raúl Castro anunció en un discurso televisado ante la Asamblea Nacional: "El Consejo de Ministros acordó ampliar el ejercicio del trabajo por cuenta propia (...) eliminando varias prohibiciones vigentes para el otorgamiento de nuevas licencias y la comercialización de algunas producciones, flexibilizando la contratación de fuerza de trabajo".

Castro añadió que son necesarias medidas urgentes para reducir las "abultadas" plantillas estatales y advirtió que los trabajadores improductivos deberán encontrar otros empleos.

El mandatario aseguró que "nadie quedará abandonado a su suerte" y que "el Estado socialista brindará el apoyo necesario para una vida digna", aunque también adelantó: "Hay que borrar para siempre la noción de que Cuba es el único país del mundo en que se puede vivir sin trabajar".

"Actualización con calma"

Durante la celebración de la Asamblea, el ministro de Economía de la isla, Marino Murillo, dijo a los periodistas: "No se puede hablar de reformas. Estamos estudiando una actualización del modelo económico. Está en estudio y con mucha calma".

Añadió que "seguirá rigiendo la planificación centralizada" y que, aunque cabe la posibilidad de que se liberalicen algunos sectores, la propiedad seguirá siendo estatal (el 90% lo es en Cuba).

"Hoy el Estado tiene un grupo de actividades que se debe descargar. El Estado se tiene que ocupar en economía de las cosas más fuertes", agregó Murillo.

Cuba se encuentra inmersa en una crisis económica desde hace años, que ha obligado al país a reducir drásticamente las importaciones.

Murillo rechazó la posibilidad de seguir a otros países como China o Vietnam, que ya aprobaron reformas de mercado sin renunciar al control político.

Modernización

El ministro de Economía se refirió, asimismo, al experimento iniciado el pasado abril para permitir a los pequeños barberos y peluqueros alquilar el local en el que trabajan y pagar impuestos, en lugar de recibir un sueldo mensual.

Lea también: Cuba entrega salones de belleza a empleados

Image caption El gobierno entregó cientos de pequeñas barberías y peluquerías a sus empleados en abril.

Según Murillo, esto es algo que "debe extenderse a otros sectores", aunque no precisó a cuáles.

El gobierno de Fidel Castro nacionalizó todos los pequeños comercios en Cuba en 1968.

Como apuntó el corresponsal de la BBC en La Habana, Michael Voss, "ahora su hermano menor y sucesor, Raúl Castro, está intentando modernizar el sistema sin saltar al capitalismo pleno".

Voss explicó que las primeras reformas económicas de Castro pasaron por ceder tierra estatal improductiva a campesinos privados y permitir a algunos taxistas trabajar por cuenta propia.

El de las peluquerías fue su primer intento de lidiar con las tiendas en los sectores del comercio y servicios, apuntó nuestro corresponsal, quien añadió que "sin embargo, es probable que sea un proceso gradual".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.