La estrategia gay en Latinoamérica

Este lunes, en México se empezaron a aclarar las dudas sobre el alcance de la decisión de la Corte Suprema de Justicia respecto al matrimonio gay.

El viernes pasado, la Corte sentenció que el matrimonio entre personas del mismo sexo era constitucionalmente válido, pero su alcance a nivel nacional dependía de cómo presentaran la versión escrita de esta decisión. Además, durante esta semana los legisladores también están examinando la validez de estas bodas en el resto del país y si los homosexuales pueden adoptar.

Teniendo en cuenta que Argentina reconoció el matrimonio homosexual a nivel nacional y que desde finales de la década de los '90 la legislación de varios países a lo largo y ancho de la región empezó a cambiar a favor de los derechos de las minorías sexuales, ¿se puede concluir que Latinoamérica es más tolerante?

Las impresiones de primera mano de la corresponsal de BBC Mundo en México, Inma Gil, dan un indicio sobre cuál es la situación.

"En el centro del DF he visto una apertura hacia las relaciones homosexuales que es difícil ver hasta en ciudades europeas".

"Aquí es relativamente frecuente ver parejas homosexuales en actitud cariñosa, igual que cualquier otra pareja heterosexual, algo más allá de los límites fronterizos del barrio gay y de la oscuridad de la noche", dice la corresponsal.

Sin embargo, "la diferencia entre el DF y el resto del país es abismal".

Sus observaciones parecen concordar con lo que encontró Javier Corrales, Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Amherst, Massachussets, quien se ha dedicado a estudiar precisamente ese tema.

"La sociedad realmente está cambiando y la tendencia se nota en todas las democracias. Entre más jóvenes y seculares sean las personas encuestadas, más alto su nivel de educación y más personas gays conozcan, más aceptación hay", explica Javier Corrales.

No obstante, Corrales subraya que, a pesar de la sociedad cambiante, "la homofobia es una característica muy arraigada en las sociedades con herencia hispánica" y que por tanto, es equívoco pensar que los logros conseguidos en esta década "puedan vencer siglos de organización heteronormativa de la sociedad".

Opine: ¿es Latinoamérica más tolerante ante la homosexualidad?

Astucia

Y, a pesar de existir "un cambio cultural importante en el ciudadano corriente y menos aceptación a la discriminación por orientación sexual", al margen de las leyes, siguen existiendo situaciones de enorme discriminación, señala el presidente del Movimiento de Integración y Liberación Sexual en Chile, Rolando Jiménez.

Entre ellas destaca asesinatos, expulsiones del trabajo o la familia, hostigamiento homófobo o discriminación en lugares públicos. "Queda un largo trecho que recorrer", lamenta Jiménez, en conversación con BBC Mundo.

Corrales apunta que "por otro lado, también hay un movimiento religioso en auge en muchos países latinoaméricanos: los grupos evangélicos o el Opus Dei, grupos conservadores de la Iglesia católica... así que también hay una contratendencia".

Dado que tantos se manifiestan en feroz desacuerdo con las reformas, ¿cómo se explica la seguidilla de los logros de los últimos años?

En sus declaraciones a la BBC, el analista Javier Corrales en parte atribuye la consagración de dichas reformas a la labor los grupos conocidos como LGBT (Lesbianas, Gay, Bisexual y Transgénero), que dejaron atrás el radicalismo y la desesperación y empezaron a adoptar estrategias inteligentes.

Afirma que han hecho un gran esfuerzo por "crear alianzas con grupos políticos importantes en Latinoamérica. Trabajan con los partidos que están en el poder; colaboran con cualquiera que se preste a ayudarlos, sin importarles si es de izquierda o derecha".

Además, recalca que "trabajan también con el sector privado, para crear la imagen de que los grupos gay tienen poder adquisitivo y, por tanto, es un grupo que se debe cultivar".

Y no hay que olvidar su presencia en la cultura pop, señala Corrales: "instigan debates, influyen en la televisión, en teatro, en todo el área cultural de América Latina... Los LGBT están concientes de que nada une más a una nación que una linda canción o una buena telenovela". Así que, mientras los críticos los tachan de frívolos, lo que consiguen gracias a ello es lejos de serlo.

Las apreciaciones del analista tienen eco en las declaraciones del activista Jiménez, quien señaló que "las organizaciones de minorías sexuales tenemos que tener la capacidad de actuar dentro del sistema, lo implica jugar permanentemente con el poder político y ejecutivo, construir alianzas con otros grupos minoritarios".

"No se trata de sólo protestar sino crear propuestas razonables de acuerdo con el movimiento cultural actual", añade.

¿Por qué bodas?

Image caption ¿Por qué bodas y no otras reivindicaciones?

Pero, ¿es razonable luchar precisamente por casarse?

Según Corrales, definitivamente sí. De hecho, lo resalta como uno de los sucesos más significativos en la lucha de los LGBT de esta década.

No sólo el tema provee un ejemplo claro para "mostrarle a la sociedad que, a nivel de ley, hay una discriminación muy grande y que el Estado no es tan laico como la Constitución asegura", sino que además les da la oportunidad de discutir con sus críticos en sus propios términos.

"El matrimonio gay pone a los conservadores en una situación difícil, ya que ellos solían usar el argumento de que los grupos gays querían el libertinaje sexual, la perversión y promiscuidad", pero si las parejas homosexuales quieren regularizar su situación, "obliga a los conservadores a oponerse a lo que defienden: la monogamia".

A pesar de la división de la opinión pública, con Argentina son 10 los países que autorizan el matrimonio homosexual: Holanda, Bélgica, España, Canadá, Sudáfrica, Noruega, Suecia, Portugal e Islandia.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.