Costa Rica dice no a referendo sobre uniones gay

El reflejo de una bandera gay durante una protesta frente a la Corte Suprema de Costa Rica
Image caption La Corte consideró que un referéndum sería un mecanismo injusto.

La Sala Constitucional de la Corte Suprema de Costa Rica prohibió someter a consulta popular el proyecto de ley de unión civil entre personas del mismo sexo que actualmente se tramita el Congreso de ese país.

El referendo era promovido tanto por la Iglesias Católica como por grupos evangélicos. Y el tribunal Supremo de Elecciones del país centroamericano ya había fijado el cinco de diciembre como fecha para su realización.

La Corte, sin embargo, determinó que al someter al dictamen de una mayoría los derechos de una minoría se podía terminar profundizando y agravando las discriminaciones en contra de estos últimos.

"Los derechos de las minorías que surgen de reivindicaciones contramayoritarias no pueden ser sometidos a un proceso de referéndum donde e imponen las mayorías", dice el fallo de la corte, aprobado con el voto de cinco de los siete miembros de la Sala.

"Las personas que tienen relaciones con una del mismo sexo son un grupo en desventaja y objeto de discriminación que precisa del apoyo de los poderes públicos para el reconocimiento de sus derechos", justificó.

Discusión pendiente

La decisión no fue bien recibida por quienes se oponen a la iniciativa de ley, que todavía no ha sido discutida por el Congreso.

"Es más injusto aceptar que el criterio de una minoría le sea impuesto al criterio de una mayoría", dijo en declaraciones al diario costarricense La Nación el abogado Gustavo Edwards, quien coordinó la recolección de más de 150.000 firmas a favor del referendo.

Los magistrados de la sala Constitucional, sin embargo, también hicieron notar que la Constitución Política de Costa Rica no permite usar este mecanismo de consulta para decidir sobre temas de derechos humanos.

En el fallo también le ordenaron al tribunal Supremo Electoral, que había autorizado la recolección de firmas, "que se abstenga de incurrir, en el futuro, en tales conductas".

Actualmente el proyecto de ley -que reconoce para las uniones gay derechos fundamentales como herencia, seguro social y acceso al crédito- está en la Comisión de Derechos Humanos del Congreso, pero aún no ha sido dictaminado.

También existe un texto sustitutivo denominado "Ley de Sociedades de Convivencia", que utilizaría ese nombre para reconocer las uniones entre personas de un mismo sexo ante un notario o ante un juzgado civil, el que según La Nación cuenta con más apoyo político.

Tendencia latinoamericana

Durante los últimos meses, el tema del estatus legal de las relaciones entre personas del mismo sexo ha sido objeto de debates en varios países de América Latina.

Lea también: La estrategia gay en Latinoamérica

El primer país en garantiza los mismos derechos a todas las parejas que hayan cohabitado durante más de 5 años -incluyendo aquellas conformadas por personas del mismo sexo- fue Uruguay, en 2007.

Pero la legalización del matrimonio gay en México D.F., en marzo de este año, y posteriormente en todo el territorio de Argentina, el mes pasado, le ha dado un impulso especial a esta vieja reivindicación de los grupos defensores de los derechos de los homosexuales.

Una ley similar, por ejemplo, está siendo impulsada en Chile.

Y, este martes, la Suprema Corte de Justicia de México determinó que los matrimonios entre personas del mismo sexo que se realicen en la ciudad capital también deben ser reconocidos en el resto del país.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.