Reinas y prostitutas

Detalle de anuncio contra la Trata de mujeres Argentina
Image caption El tema está siendo debatido en el Congreso argentino.

Cuando las candidatas argentinas al certamen de belleza Miss Mundo mostraron sus atributos en un desfile, el último viernes de agosto, lo hicieron con una cuota de conciencia social: portaron carteles con nombres y fotos de víctimas de la trata de mujeres.

Bajo la campaña “Belleza por una causa”, los organizadores de Miss Mundo Argentina destinaron la edición 2010 de la competencia a difundir el creciente delito de captación y tráfico de personas para la explotación sexual.

Además del desfile, las aspirantes tuvieron que presentar sus propios proyectos contra la trata, para sumar puntos en la carrera hacia la final, en la isla china de Sanya.

Para los responsables del concurso, fue una demostración de que el compromiso social también puede formar parte de los concursos de belleza. Pero muchos observadores casuales se preguntaron si fue una buena idea, la de pedirle a mujeres que están siendo expuestas para saciar placeres visuales una solución para un problema de otras de su género que están siendo usadas para saciar placeres más perversos.

Y estas últimas, son muchas. El delito de trata genera un comercio de US$25 millones anuales en el mundo, según las estadísticas de la Organización de Naciones Unidas, y afecta a 4 millones de personas, la mitad de ellos menores.

Lea: Consumir prostitución, ¿un crimen?

"Está bajando el nivel de edad de mujeres traficadas, que va de la mano con las demandas del cliente prostituyente: piden cada vez más niñas y sabemos que en algunos prostíbulos porteños se realizan subastas de niñas vírgenes", señala a BBC Mundo Fabiana Túnez, de la ONG La Casa del Encuentro.

Detrás de los números, hay gente de carne y hueso: víctimas directas, familiares, activistas comprometidas con poner freno a una forma de esclavitud de este siglo. BBC Mundo habló con tres de ellas.

Participe: ¿Prohibir la prostitución?

Contenido relacionado