Venezuela: en la calle con la milicia bolivariana

Algunos los ven como una ayuda para el problema de la inseguridad, otros los consideran fuera de orden. Un tercer grupo no sabe quiénes son ni qué buscan. La Milicia Bolivariana está en las calles de Caracas. Posiblemente para quedarse.

Image caption Además de las fuerzas de seguridad habituales, se desplegaron 32 batallones de la Milicia Bolivariana.

Desde el viernes pasado, unos 800 milicianos se encuentran desplegados en 32 batallones en el área metropolitana, según informó el comandante de ese cuerpo, Gustavo González López.

El objetivo es apoyar a otros organismos en labores de vigilancia y prevención en puntos clave como las estaciones del metro.

Lea también: El debate de la violencia

La Milicia Bolivariana está constituida por cualquier ciudadano "que labore en instituciones públicas o privadas" y tiene por objeto "coadyuvar con la Fuerza Armada en la defensa de la nación", según señala una reforma legal de octubre de 2009.

Su creación fue, y sigue siendo, polémica: críticos consideran que se trata de un intento por "militarizar" a la sociedad venezolana o de crear un cuerpo paralelo al estamento militar tradicional.

Primer despliegue amplio

Pero portavoces oficiales aseguran que se trata de todo lo contrario. "Más bien buscamos la socialización de nuestra Fuerza Armada", afirmó en 2008 el entonces comandante de la Milicia, Carlos Freites Reyes.

Su despliegue en Caracas constituye una de las primeras actuaciones de amplio alcance en la capital venezolana, al menos que se haya conocido a través de una difusión también amplia en medios de comunicación.

Vestidos de verde oliva, diferenciados de otros componentes militares por una banda o un chaleco naranja luminoso, se mezclaban la mañana de este jueves entre usuarios y uniformados de otros cuerpos. Aunque no en grandes números ni en todas las estaciones, según encontró BBC Mundo en un recorrido en horas del mediodía.

"Estamos aquí en labores de seguridad, como un policía. Por ejemplo, nos toca mantener a raya a los buhoneros (vendedores informales). Yo no estoy de acuerdo, porque están trabajando, pero son órdenes", le explicó un miliciano a BBC Mundo en los alrededores de la estación Plaza Venezuela.

El miliciano, de aspecto joven, agregó que no están armados, pero que "seguramente para las elecciones (del 26 de septiembre) sí llevaremos los fusiles", y que la reacción de la gente en la calle a su presencia había sido positiva. "Aunque siempre hay 'escuálidos' (simpatizantes de la oposición) que nos gritan cosas", dijo.

Guerrilla urbana

"Nosotros somos como la guerrilla urbana. El último frente de resistencia si hay una guerra de tipo asimétrico", le dijo a BBC Mundo otro miliciano, esta vez de mediana edad, a una cuadra de distancia.

Lea: Convivir con el hampa

A diferencia del primero, que dijo depender del sueldo que recibe como miliciano – y aspira a "hacerlo bien" para terminar destacado en "mejores lugares, como una embajada"-, éste tiene también un trabajo de tiempo completo que atiende por las noches.

Pero para obtener más detalles de cómo funciona la institución, el miliciano mayor recomendó: "meta usted su currículo…cualquiera puede entrar a la milicia y así recibe su entrenamiento los sábados, aprende a usar su fusil y hace su reportaje…pero no diga que es periodista".

"Me parece muy bien que estén aquí los milicianos. Hace dos semanas se robaron el banco de la esquina y los ladrones se fueron con el botín en metro", le dijo a BBC Mundo un mototaxista que escuchaba la conversación.

"Estoy de acuerdo mientras le den seguridad al pueblo. Porque el hampa se está cogiendo Caracas", señaló otro transeúnte bajo la sombra de un árbol.

"Que se cumpla, pero que lo hagan en serio. Yo me vine esta mañana en el metro y no había ni medio policía. Que lo hagan, pero que no sea puro bla, bla, bla", opinó una señora que alquilaba teléfonos celulares.

Otras visiones

Image caption Algunos residentes de Caracas aseguran tener poca información sobre las Milicias.

"No estoy de acuerdo con la milicia. Eso es para los gobiernos que llegan al poder por la vía revolucionaria y (el presidente Hugo Chávez) llegó por los votos. Para eso tenemos un ejército formado", difirió otro usuario del metro.

"Me parece bien que estén ayudando, pero no deberían hacerlo en forma permanente. Deberían estar en lugares más complicados, como la frontera" señaló otra persona encuestada.

Por último, algunos dijeron tener poca información sobre el asunto. "¿Cuáles son los milicianos? Pero qué, ¿son policías?", se preguntaban dos señoras que atendían un kiosco.

Las comerciantes estaban particularmente interesadas en saber si portaban armas. "¿No? ¿Y entonces qué hacen? Porque aquí la inseguridad está terrible y no se combate con triqui-traquis (fuegos artificiales)", dijo una de ellas.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.