En Paraguay se aviva la polémica sobre el "gigantismo estatal"

Fernando Lugo, presidente de Paraguay.
Image caption El influyente sector ganadero sostiene que el Estado necesita una reforma que signifique reducirse.

En Paraguay, unas 240.000 personas trabajan en la administración pública, cifra que algunos sectores consideran excesiva para un país de seis millones de habitantes que no necesita un Estado "gigante".

Sin embargo, tanto el gobierno como las organizaciones sindicales sostienen que no se puede hablar de "gigantismo estatal" en un país en el que a menudo se reclama la "ausencia del Estado" en vastas regiones del país.

La polémica sobre el tema se avivó recientemente debido a la firma de una "Carta de Compromiso en el marco del Proyecto de Innovación Estructural del Poder Ejecutivo", entre el gobierno paraguayo y la Organización de Estados Americanos (OEA), que implica la visita este viernes a Asunción del secretario del ente, José Miguel Insulza.

El influyente sector ganadero, agremiado en la Asociación Rural del Paraguay (ARP), sostiene que el Estado necesita "una reforma que significa achicamiento", al decir de su presidente, Juan Néstor Núñez, quien critica al gobierno de Fernando Lugo "porque no quiere ni tocar el tema".

La ARP se opone a la creación de nuevos impuestos porque significará "mantener el gigantismo estatal".

También los principales medios de comunicación sostienen en sus editoriales que el estado paraguayo está sobredimensionado y abogan con frecuencia por su "achicamiento".

Es un mito

Para el gobierno paraguayo, no existe tal gigantismo estatal. "Es un mito", dijo a BBC Mundo José Tomás Sánchez, director general de Gabinete de la Secretaría de la Función Pública.

"Cuando llegamos al gobierno en agosto de 2008, también creíamos que el Estado era un 'gigante', sin embargo con el ordenamiento de la base de datos de la institución así como el análisis de otros indicadores pudimos ver que, proporcionalmente, el Estado no está sobredimensionado", aseguró Sánchez.

Según el funcionario, el total de empleados públicos en Paraguay es el menor de la región pues representa sólo el 2,7% de la población total, en tanto que en Bolivia es el 3,16% y en Uruguay el 5,89%.

En cuanto al porcentaje de la Población Económicamente Activa en el sector público, en Paraguay representa el 8%, en tanto que en países como Argentina llega al 12%; España, 13%; EE.UU 14%; Francia el 22% y Noruega el 29%.

"Resulta claro que el 'Estado Gigante' que se cree existe en Paraguay es un mito, probablemente heredado de la concepción neoliberal que sostiene que la sociedad debe resolver sus problemas en el mercado, mediante la competencia, y con un Estado reducido a la función de garantizar la seguridad, la justicia y servicios administrativos generales", aseveró Sánchez.

"Para Paraguay, el punto pendiente es ampliar la capacidad del Estado bajo criterios racionales y en el marco de una proyección a largo plazo, de manera a que éste pueda cumplir sus funciones de garantizar derechos ciudadanos", agregó.

Clientelismo

El analista político Marcial Cantero, por su parte, coincidió con el funcionario gubernamental en que no existe "gigantismo estatal".

Cantero aseguró a BBC Mundo que "es costumbre en Paraguay que los gobiernos conserven o acrecienten su clientela política a cambio de un puesto de trabajo en el Estado".

"Los gobiernos y los partidos políticos se convirtieron así en agencias de empleo que ubican a sus adherentes como funcionarios del Estado. Esto se dio con mucha intensidad durante el gobierno de Alfredo Stroessner (1954-1989)", explicó.

"Aunque ya no con la magnitud de esa época, actualmente continúa esa costumbre y es uno de los problemas fundamentales que se debe erradicar en el Estado", señaló finalmente.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.