A Correa le preocupa el poder de los medios

Presidente de Ecuador, Rafael Correa
Image caption "El poder fáctico (de los medios) es un problema que me quita el sueño".

La pugna entre gobierno y medios de comunicación ha sido una constante en Ecuador bajo la presidencia de Rafael Correa, quien califica la influencia que éstos ejercen como un "problema que me quita el sueño".

El más reciente ejemplo de ese enfrentamiento se produjo en días pasados cuando el mandatario declaró desde Japón que los medios de comunicación deberían ser instituciones sin fines de lucro.

Su visión se basa en la contradicción que según él existe entre intereses privados y el interés público de estar informados.

La reacción en Ecuador no se hizo esperar entre sectores de oposición y dirigentes de medios, según los cuales existe un afán del Estado por controlar a los medios de comunicación.

César Ricaurte, analista ecuatoriano y director de la organización Fundamedios, dijo a BBC Mundo que Correa pronunció en Japón su “primera definición doctrinaria dura” del gobierno sobre los medios. “Antes habían sido, digamos, ataques”.

¿Campaña contra los medios?

Medios de comunicación y sectores de oposición han denunciado en diferentes ocasiones lo que califican como clima de acoso y hostigamiento contra la prensa.

Una delegación de asambleístas de oposición de Ecuador llevó precisamente esa denuncia a Washington esta semana durante una visita en la que se entrevistaron con legisladores estadounidenses y organizaciones tales como Human Rights Watch.

En respuesta a la gestión de estos asambleístas, el canciller ecuatoriano Ricardo Patiño señaló que éstos van a Washington “ a decir que en este país no hay libertad de expresión, que se intenta acallar a la prensa”. Aclaró que en realidad “no hay absolutamente ninguna restricción al trabajo de los periodistas”.

Uno de los principales puntos de contención gira en torno a una propuesta ley de medios, pendiente de aprobación en la Asamblea Nacional, que, según sectores de oposición, restringe la libertad de expresión.

La ley contempla la creación de un consejo de comunicación para regular los contenidos que publican los medios y que tendrá atribuciones para sancionarlos.

La norma busca crear un registro de medios de comunicación que deberá renovarse cada año y establece que si una persona se considera agraviada por la prensa podrá interponer un recurso legal contra éstos.

El gobierno ha defendido la propuesta de ley argumentando que el propósito es democratizar las comunicaciones y combatir el monopolio.

La organización de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch sostuvo en un informe que el proyecto incluye medidas positivas como la prohibición expresa de monopolios y oligopolios en la propiedad de los medios.

Otro punto positivo, dice, es el requisito de que los organismos públicos y entidades privadas que prestan servicios públicos divulguen información pública en su poder.

No obstante, critica otros aspectos como la creación de un consejo de comunicación para regular los contenidos porque, según el organismo, conduce a la censura previa y podría limitar el contenido de estos medios.

Los medios de comunicación ecuatorianos también critican duramente una propuesta gubernamental para que éstos rindan cuenta al público anualmente sobre sus actividades. La medida fue introducida mediante veto presidencial a una nueva ley de ciudadanía y también está pendiente de aprobación por parte del congreso.