Yo, ¿una app revolucionaria o una tontería?

Usuario de un celular Derechos de autor de la imagen Reuters

Yo es una app que permite mandar exclusivamente mensajes con la palabra "Yo" a algún contacto que use la aplicación acompañados de una melodía. Eso es todo. Esa es su mecánica.

Derechos de autor de la imagen Yo

Por supuesto quien recibe un "Yo" puede enviar uno de regreso y crear una interminable cadena de mensajes.

La palabra "Yo" en este caso viene del caló de habla inglesa que busca llamar la atención de otra persona, como decir "¡Hey!".

Ya sé lo que están pensando: "¿Qué?", "¿Para qué sirve algo así?", "¿Cuál es la lógica?". Sigan leyendo para descubrir por qué un buen número de inversionistas privados decidió respaldar este proyecto con US$2,5 millones de dólares.

Sus creadores dicen que "Yo" puede significar cualquier cosa: un saludo, una alerta, una llamada de atención. En ello, dicen, reside su "belleza". Por ello la aplicación se etiqueta como una de "comunicación cero", no hay nada más allá del "Yo" y la melodía que lo acompaña.

Pero no se trata sólo de molestar a amigos con interminables mensajes minimalistas, en el fondo la app busca convertirse en el centro de las notificaciones de tu teléfono.

En su más reciente versión la aplicación (disponible en Android, iOS y Windows) lanzó el Índice Yo en el que lista una serie de cuentas a las que los usuarios pueden suscribirse para recibir un Yo que sea relevante para ellos.

Derechos de autor de la imagen Yo

Una cuenta, por ejemplo, puede mandar un Yo cada vez que haya un temblor superior a los 6 grados en la escala de Richter en California. Otra alerta a los israelíes cada vez que se lance un misil a su territorio. Una más permite recibir un Yo cada que hay una noticia de última hora en tu sitio favorito.

También se puede recibir un Yo cuando un usuario específico en Instagram publica una nueva foto, cuando tu artista favorito sube un nuevo video a YouTube o si tu equipo favorito marca un gol.

Sus fundadores esperan que en el futuro las cafeterías te envíen un Yo cuando tu café esté listo o los restaurantes hagan algo similar cuando tu mesa esté disponible.

Derechos de autor de la imagen Getty

Hace poco el servicio IFTTT (If This Then That o "Si Esto Entonces Lo Otro", en español) abrió un canal para Yo con lo que ahora los usuarios pueden programar recetas que les permitan enviar un Yo a sus dispositivos para que éstos realicen una acción, como encender la calefacción, por ejemplo, entre otros usos.

La app sólo tiene 5 meses en el mercado por lo que es prematuro evaluar cuán exitosa es. Sus creadores dicen que ha sido descargada más de 2 millones de veces, que cuenta con 1.5 millones de usuarios activos y que recientemente pasó la marca de los 100 millones de Yo enviados.

En el lado financiero, hasta ahora, parece haber convencido a los inversionistas que valúan a la empresa detrás de la app en US$10 millones. Ahora la aplicación tendrá que demostrarles que puede vivir más allá del bullicio,

Por supuesto no todo es miel sobre hojuelas. Hay una gran cantidad de entradas en blogs tecnológicos que califican a esta app como "la idea más tonta" que ha existido jamás y otras que aseguran que el mundo tecnológico está perdiendo su valor cuando una app como Yo aparece en el mercado.

Hay algunos analistas que han escrito, en publicaciones como Forbes, que la app es la prueba exacta de que está por estallar una nueva burbuja en internet.

Otras voces han expresado su preocupación después de que Yo fuera "hackeada" por un grupo de estudiantes de la Universidad de Georgia Tech. La empresa reaccionó contratando a uno de ellos como experto en seguridad.

Derechos de autor de la imagen Yo

Algunos de los elogios, según el cristal con que se miren, han llegado de un sinnúmero de copias de la aplicación que han comenzado a aparecer en las tiendas de apps, incluyendo una muy parecida llamada "Yup!" lanzada en India.

En el futuro, además de convertirse en un punto central de alertas y notificaciones, Yo podría mirar a la tecnología vestible como Google Glass o la nueva gama de relojes inteligentes. Usado en conjunto con otra aplicación un Yo puede ser la forma más rápida de enviar un mensaje desde uno de estos dispositivos.

De hecho así es como inicio. El ex jefe del creador de la app, le pidió que inventara algo que tuviera un "botón grande" que le permitiera enviar una alerta a su secretaria cada vez que la necesitara.

De vez en cuando el mundo tecnológico suele entusiasmarse con nuevos proyectos e innovaciones. A veces el bullicio es sinónimo de éxito. La mayoría de las veces, sin embargo, la excitación se desvanece como la espuma.

¿Quién dijo Yo?

Síganme en Twitter, suscríbanse a mis actualizaciones en Facebook y añádanme a sus círculos en Google+