¿Un Mundo Feliz?: el nuevo rostro de la televisión

Television Derechos de autor de la imagen Getty

La televisión es una veterana jugadora. Ha estado con nosotros, al menos a nivel masivo, desde la década de los cuarenta, en el siglo XX. Su muerte ha sido pronosticada innumerables veces, pero aún no ha ocurrido. Al menos no hasta ahora.

Pero los tiempos cambian y un nuevo jugador, internet con sus formatos digitales, se cierne en el horizonte. La televisión está ante una encrucijada: ver a la red como una aliada o combatirla como una amenaza.

Hace unos días tuve la oportunidad de participar en el encuentro TVMORFOSIS en Guadalajara, México. Ahí debatimos el papel que los usuarios y las redes sociales juegan en el futuro televisivo.

Derechos de autor de la imagen Andrea Gutierrez

Para mí el mayor desafío de la televisión es que la geografía de los medios ha cambiado.

Los usuarios ya no están más al pie de la montaña, a las faldas de una colina mientras los medios y los creadores de contenido se encuentran en la cima, montados en una antena desde la cual transmiten el contenido que quieren, a la hora que les da la gana, los días que desean.

La época de la programación en la que uno tenía que estar al pendiente de a qué hora pasaba su show favorito comenzará a llegar a su fin en los países de habla hispana. Ese escenario está desapareciendo ya en mercados como Estados Unidos y Europa. Lo de hoy es el video bajo demanda, el de Hulu, el BBC iPlayer, Netflix y YouTube.

La única manera en la que la nueva televisión logrará seguir captando una audiencia, será facilitando y alimentado a una comunidad de usuarios a los que deberá escuchar y cuyas opiniones deberá tomar en cuenta a la hora de pensar en nuevas ideas, en proyectos innovadores.

Derechos de autor de la imagen Manuel Vazquez

Para ejemplo basta un botón. Uno de los canales de televisión digitales de esta empresa, BBC Three, se encuentra en el centro de una propuesta para que deje de transmitirse por televisión y sea accesible únicamente por internet.

Está pensado así porque sirve a una audiencia joven que prefiere usar el BBC iPlayer y no la televisión. Esos jóvenes han sido recompensados con su lealtad digital desde hace meses pues en esta plataforma en internet se estrenan primero los episodios de sus series favoritas, días antes que en la televisión.

Ahora la BBC está por iniciar una consulta pública para determinar si los televidentes están de acuerdo con el cambio.

En 2014 en el BBC iPlayer los usuarios han reproducido más de 280 millones de programas al mes en promedio. 42% de esos usuarios vienen de dispositivos móviles (celulares y tabletas), 30% de computadoras de escritorio y el resto de dispositivos conectados a internet o servicios de televisión por cable.

El perfil de estos consumidores es diferente al del televidente tradicional. Son más jóvenes y buscan interactuar e informarse en la palma de su mano.

En la BBC, en el área de noticias, estamos experimentando por ejemplo con videos de 15 segundos en Instagram o con imágenes de 60 segundos que explican cómo reaccionan las redes sociales a una noticia, como la decisión ejecutiva de Obama sobre la reforma migratoria.

Derechos de autor de la imagen PA

La televisión siempre tendrá espacio para los temas serios y de profundidad pero debe perderle el miedo a la innovación y a un tono más social que apele a los más jóvenes.

Lo anterior es aún más importante en América Latina, la región más social del mundo en donde los usuarios pasan 8,67 horas al mes en redes sociales, más que en cualquier otra región del mundo.

La TV y los medios tienen que entender que los tiempos cambian. Por ahora en la región la televisión con sus formatos actuales sigue gozando de ganancias y audiencia, pero esos televidentes están declinando para mudarse al mundo digital, social y móvil.

La televisión no va a desaparecer, pero tendrá que pensar en cambiar su estilo, sus formatos, sus flujos de trabajo, pero sobre todo su relación con la audiencia.

No habrá nada peor que pensar que lo social es una moda pasajera. Es hora de entender que las redes sociales llegaron para quedarse y que es hora de aprovecharlas.

Lean las entradas anteriores a nuestro blog "¿Un Mundo Feliz?"