Compensan a mujeres con cáncer de mama

Resonancia magnética de una mujer con cáncer de mama
Image caption Las alteraciones en el sueño afectan la producción de melatonina.

El gobierno de Dinamarca inició el pago de compensaciones a mujeres que desarrollaron cáncer de mama luego de trabajar turnos nocturnos durante largos periodos de tiempo.

Esta retribución -la primera de este tipo por parte de un gobierno- fue autorizada luego de que una agencia de las Naciones Unidas realizara un estudio en el que se comprobó que trabajar de noche puede incrementar el riesgo de desarrollar cáncer.

Según la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC, por su sigla en inglés), un brazo de la Organización Mundial de la Salud, los turnos nocturnos están dentro de la categoría dos como una de las causas más probables de cáncer.

Según la clasificación de IARC de los riesgos para el desarrollo de cáncer, en la categoría uno se encuentran las sustancias cancerígenas como los asbestos.

El doctor Vincent Cogliano de la IARC dijo que su equipo llegó a la conclusión luego de examinar los resultados de amplios y diversos estudios en humanos y animales.

Según el especialista, hay suficiente evidencia para aceptar la hipótesis de que alteraciones en los patrones de sueño pueden suprimir la producción de melatonina en el cuerpo.

"La melatonina tiene efectos positivos en el organismo para prevenir el desarrollo del cáncer", dijo Cogliano.

"El nivel de evidencia no es muy diferente al que encontramos en sustancias químicas o industriales", agregó el especialista.

Vida nocturna

Sueño interrumpido, fatiga, problemas digestivos y un riesgo más alto de sufrir accidentes en el trabajo, son los problemas que más persisten al trabajar durante la noche, lo que propicia las alteraciones en la química corporal.

Un ejemplo de las mujeres que recibieron compensación es Ulla Mahnkopf, quien trabajó durante 30 años como aeromoza para la aerolínea escandinava SAS.

Image caption Ciertos tipos de trabajos pueden propiciar más alteraciones corporales.

"Fue terrible explicarle a mis hijos por la situación en la que estaba pasando", dijo a la BBC.

"No es sólo la cirugía, pero todos los pensamientos. No sabía si iba a sobrevivir. Me preguntaba ¿tengo cáncer en ambos senos?, ¿puede propagarse a otras partes?", agregó Mahnkopf.

Hasta el momento casi 40 mujeres danesas han ganado el derecho a una compensación.

Sin embargo no todos los reclamos fueron exitosos.

Las mujeres que tenían historia familiar de cáncer de mama, se encuentran dentro del grupo de rechazadas.

Contenido relacionado