No es de chocolate y es uruguayo

Huevo descubierto por Darwin
Image caption El huevo tiene una rajadura causada por el propio Darwin.

Un huevo recogido por Charles Darwin durante su viaje a bordo del Beagle fue descubierto en la Universidad de Cambridge, Inglaterra.

El huevo, pequeño y de color marrón y con el nombre de Darwin escrito sobre la cáscara, fue hallado por una voluntaria en el Museo de Zoología de la universidad.

La cáscara tiene una rajadura, que se produjo cuando el naturalista lo colocó en una caja demasiado pequeña.

Este ejemplar es el único que queda de la colección del Beagle.

En un momento se pensó que existía alrededor de una docena.

Vea nuestro especial sobre Charles Darwin

Coincidencia

Liz Wetton -una voluntaria que dedica un día a la semana a clasificar los huevos de la colección del museo- encontró la pieza en febrero.

"Fue una experiencia emocionante. Después de haber trabajado en la colección de huevos durante 10 años, esto fue un acontecimiento increíble", dijo Wetton.

El primero en notar la importancia de este espécimen fue el director de la colección, Mathew Lowe.

"Hay tantos tesoros históricos en esta colección, Liz no se dio cuenta de que se trataba de un nuevo descubrimiento", le dijo Lowe a la BBC.

"Redescubrir un espécimen del Beagle justo cuando se cumplen 200 años del nacimiento de Darwin es bastante especial, pero contar con la evidencia de que él mismo lo rompió es una vuelta de tuerca maravillosa".

El doctor Mike Brooke, curador de ornitología del museo, constató el origen del espécimen en un cuaderno del profesor Alfred Newton, amigo de Darwin y profesor de zoología en el siglo XIX.

Newton escribió: "Un huevo recibido de Frank Darwin, enviado por su padre, que dice haberlo encontrado en Maldonado, Uruguay, perteneciente al tinamou común(un pájaro de la región).

"Este gran hombre lo puso en una caja demasiado pequeña. De ahí su lamentable estado".

En un principio Darwin se equivocó y creyó que el ave era una perdiz. En su cuaderno de 1833 escribió que el pájaro emitía "un sonido agudo y chillón" y que cuando se lo asaba su carne era "la más blanca y delicada".

"Este descubrimiento demuestra lo valioso que es el trabajo de nuestros leales voluntarios", afirmó el profesor Michael Akam, director del museo.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.