Habrá más víctimas de desastres climáticos

El número de personas que se verán afectadas por desastres relacionados al cambio climático aumentará 54% en los próximos seis años, afirma la organización humanitaria británica Oxfam.

Image caption Cuatro tormentas tropicales azotaron a Haití en 2008.

Según la organización, el número de personas afectadas por desastres podría alcanzar en 2015 los 375 millones cada año.

Y un incremento de esa magnitud, agrega, podría sobrepasar el sistema de ayuda humanitaria.

El aumento que está experimentando el planeta en eventos como inundaciones, tormentas y sequías ha provocado que las agencias de ayuda estén actualmente al límite de sus capacidades.

Es por eso que es necesario llevar a cabo un "cambio radical" en la forma como se otorga la ayuda humanitaria en el mundo, afirma la organización.

"Por una parte está el factor vinculado al cambio climático que está provocando más situaciones de catástrofe natural cada vez más grandes y más violentas" dijo a BBC Ciencia Fran Equiza, Director Regional de Oxfam en América Latina.

"Y por otra parte la tendencia a una persistente pobreza y exclusión" agrega.

Es una tendencia global, dice el funcionario, en la que más personas siguen llegando a zonas urbanas y se están asentando en barrios marginales sin las condiciones necesarias para poder hacer frente a estas catástrofes.

"Y es la acumulación de estos factores la que provoca que la cifra de víctimas se pueda disparar de una manera tan exponencial", agrega.

Millones de víctimas

Para calcular el número de víctimas de desastres, Oxfam utilizó la información disponible de 6.500 desastres relacionados con el clima desde 1980.

Para 2015, dice el informe, habrá 133 millones de víctimas adicionales cada año para sumar 375 millones de personas.

Y esta cifra no incluye a los afectados por otros desastres no relacionados con el clima, como guerras, terremotos y erupciones volcánicas.

"Lo que vemos es que las comunidades más pobres son sin duda las más afectadas por el cambio climático" dice Fran Equiza.

"Entre otras cosas porque tienen mucha menos capacidad para enfrentar estos eventos".

En América Latina se han visto en años recientes muchos ejemplos de que cómo afecta la exclusión y la pobreza.

"En Haití, por ejemplo, esta pasada temporada de huracanes, cuatro tormentas tropicales afectaron al país en menos de dos meses devastando completamente la poca capacidad que tenían para resistir estas situaciones".

"Por otro lado, hay ejemplos positivos como el de Cuba que a pesar de haber enfrentado un huracán terrible esta pasada temporada solamente fallecieron siete personas".

"Lo cual quiere decir que hay mecanismos de enfrentamiento -señala el funcionario- pero están vinculados a la pobreza, la organización social, la capacidad de prepararse para un evento y enfrentarlo en el momento que llega".

Mejorar la ayuda

El informe de Oxfam afirma que para poder enfrentar el aumento de víctimas de desastres naturales será necesario aumentar los gastos de ayuda humanitaria de US$14.200 millones a US$25.000 millones cada año.

Según la organización el sistema humanitario funciona como si fuera "un juego de naipes que reparte la ayuda al azar, sin detenerse a analizar las necesidades de la gente".

Image caption Un elefante ayuda a retirar los escombros del tsunami en Banda Ache, Indonesia, en 2004.

"La respuesta suele ser inadecuada: demasiado poco, demasiado tarde y de calidad mediocre", dice.

Según Fran Equiza el problema no es sólo la cantidad de dinero que se otorga en ayuda internacional, sino la forma como se gasta y se distribuye.

Lo que se necesita, dice el funcionario, es invertir fondos y esfuerzos en la preparación de la gente a prevenir un desastre.

"Los análisis muestran que un dólar invertido en la prevención de desastres es mucho más efectivo que invertir ese dólar para hacer frente a lo que ya ha sucedido" dice Fran Equiza.

"Necesitamos reforzar la capacidad de los países para prepararse y resistir los futuros golpes. Y los gobiernos deben invertir más en la reducción de los riesgos de desastre" agrega.

Y también es necesario mejorar la forma como se distribuye la ayuda.

Por ejemplo, dice Oxfam, en 2004 se gastó US$1.200 en cada víctima del tsunami asiático, y sin embargo sólo se gastaron US$23 en cada víctima de la reciente crisis de Chad.

Los expertos afirman que a medida que se acelera el cambio climático, también irá aumentando el hambre como consecuencia de la sequía, la densidad poblacional y el aumento en la demanda de alimentos.

El informe calcula que para el año 2050 unos 1.000 millones de personas se verán forzadas a abandonar sus hogares, debido al cambio climático, la degradación del medio ambiente y los conflictos.

Pero los expertos afirman que ante la actual crisis económica global quizás no es el mejor momento para pedir un aumento en la ayuda humanitaria internacional.

"No deja de sorprendernos la cantidad de dinero que se ha podido canalizar de manera muy rápida hacia bancas y compañías para evitar quiebras y colapsos de la economía" dice Fran Equza.

"Las cifras que estamos planteando nosotros para ayudar a los países a enfrentar las consecuencias del cambio climático son mucho más modestas, así que no debería ser un obstáculo para quienes tienen capacidad de manejar el dinero" señala el experto.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.