Londres quiere saber qué pasa en la red

Montaje gráfico sobre videovigilancia
Image caption Este proyecto permitirá a las operadoras el registro de acceso a redes sociales, pero nunca el contenido.

Si usa internet en suelo británico, cada vez que haga clic con su ratón, alguien estará grabando cuándo accede a una página, desde dónde y a quién manda un mensaje.

El gobierno británico pretende que las compañías de telecomunicaciones recopilen estos datos para combatir crímenes como el terrorismo o la pedofilia.

La ministra del Interior del Reino Unido, Jacqui Smith, confirmó que su gobierno no elaborará un listado de datos centralizado, pero a cambio le encargará a las compañías que controlen cada uno de los correos electrónicos que se manden y llamadas de teléfono que se realicen.

Este plan incluye el almacenamiento de datos de usuarios de las redes sociales como Facebook o Twitter.

"Los datos de las comunicaciones son una herramienta esencial para que las agencias del orden público puedan rastrear a asesinos y pedófilos, salvar vidas y perseguir el crimen", dijo Smith.

Datos, pero no contenido

Según el corresponsal de la BBC apostado en el ministerio del Interior, Dominic Casciani, este proyecto permitirá a las operadoras el registro de acceso a redes sociales, pero nunca al contenido, y podrán conservar la información por un año.

Las compañías sabrán cuándo usted entra, por ejemplo, en Facebook, a quién le deja un mensaje, desde qué computadora y a qué hora, pero no están permitidos a controlar el mensaje en sí.

El gobierno británico compensará a estas operadoras con 2.000 millones de libras (casi US$3.000 millones) por los gastos en los que incurran a la hora de monitorear este tipo de información, que deberá estar disponible para la policía, los servicios de inteligencia y otras agencias que combaten el terrorismo en Reino Unido.

Según Casciani, la administración laborista decidió promover este plan, que podrá entrar en vigor en julio, debido al aumento de las comunicaciones por internet en detrimento del teléfono, y por la proliferación de criminales que se esconden tras el anonimato de la red.

¿El gran hermano?

El partido Liberal Demócrata no recibió con buenos ojos el proyecto del ministerio.

Según uno de sus voceros, Chris Huhne, "hay que tener cuidado para encontrar el equilibrio entre los poderes para investigar y el derecho a la privacidad".

Otro de los críticos fue el grupo NO2ID ('No al documento de identidad'). Su secretario general, Guy Herbert, opinó que "oficiales de decenas de departamentos y organismos podrían saber qué lees, quiénes son tus amigos, a quién le mandas un correo, cuando y dónde estabas cuando lo hiciste. Todo sin garantía".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.