El objeto más lejano en el universo

Foto del objeto más lejano del universo jamás visto por humanos NASA/Swift/Stefan Immler
Image caption Destello dejado tras masiva explosión de energía de una estrella moribunda (Foto NASA/Swift/Stefan Immler).

Cientifícos estadounidenses captaron el destello de la explosión cósmica más distante jamás registrada.

El satélite estadounidense Swift registró el destello dejado por una masiva explosión de una estrella moribunda, situada a 13.000 millones de años luz de la Tierra.

Este satélite está diseñado para detectar esa clase de explosiónes de rayos gamma.

El Swift detectó el 23 de abril una explosión de rayos gamma de 10 segundos de duración en la constelación de Leo.

Entonces los astrónomos enfocaron los telescopios terrestres hacia el mismo lugar en el cielo y lograron obtener una fotografía del resplandor que languidecía.

Un miembro del equipo internacional que investigó el evento, Edo Berger, afirmó que el acontecimiento es una muestra de que en el presente nos encontramos en el universo con estrellas que estallaron apenas unos cuantos cientos de millones de años después del "Big Bang".

La edad del universo

"La estrella está tan lejos que a su luz le ha tomado casi toda la edad del universo para llegar a la Tierra", señaló la corresponsal de la BBC, Fiona Werge.

Werge agregó que la explosión figura en la fotografía como una mancha de luz. Fue captada por el Observatorio Gemini en Hawai.

Los científicos consideran que el estallido fue causado por el colapso de una estrella masiva que explotó al final de su vida.

"Se cree que cuando la luz inició su viaje, el universo tenía sólo varios cientos de millones de años, lo que que en términos espaciales significa que estaba en su infancia", añadió Werge.

Como la luz se mueve a una velocidad finita, mirar en la lejanía del universo significa retroceder en el tiempo.

Los expertos calculan que las primeras estrellas se formaron cuando el universo tenía entre 200 y 400 millones de años.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.