Última actualización: miércoles, 6 de mayo de 2009 - 01:28 GMT

El rostro de una nueva oportunidad

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Descargue la versión más reciente de Flash Player aquí

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

Connie Culp necesitó hasta 30 operaciones para tener un rostro después de que su marido le destruyera la cara de un disparo. Se ha convertido en la primera estadounidense en someterse a un trasplante de ese tipo.

Los médicos responsables de la operación, de un hospital de Ohio, insisten en que éste ha sido el más complejo hasta el momento, ya que tuvieron que reconstruir prácticamente todo el rostro.

Connie Culp, estadounidense que se sometió al primer transplante de cara de su país.

Los médicos responsables de la operación insisten en que el de Culp ha sido el trasplante de cara más complejo hasta el momento.

Su esposo la disparó despojándole de nariz, pómulos, un ojo y la parte superior de la boca, que ahora recuperó gracias a la donación de una cara de una mujer difunta.

Hasta ahora, se había mantenido en secreto la identidad de la paciente, así como el motivo de las heridas que llevó a los médicos a admitir su caso para realizar la intervención.

Esta empresaria de Pensilvania ya puede sonreír, hablar, oler y saborear su comida. Actividades cotidianas que le han costado cinco años de cirugía y un largo proceso de rehabilitación. La intervención definitiva duró 22 horas.

"No juzgues"

Cuando alguien esté desfigurado y no se vea tan bonito como tú, no le juzgues, porque nunca sabes lo que le ha pasado

Connie Culp

"Cuando alguien esté desfigurado y no se vea tan bonito como tú, no le juzgues, porque nunca sabes lo que le ha pasado", dijo durante su presentación ante los medios. Ahora, añadió, sólo quiere volver a hacer vida en sociedad.

En el proceso, los médicos de la Cleveland Clinic extrajeron parte de sus costillas para construir los pómulos, y utilizaron piel de otras partes de su cuerpo. La reconstrucción costó en total de US$250.000 a US$300.000, indicaron los doctores.

Ahora, su nuevo rostro parece inerte, pero sus cirujanos creen que mejorará cuando su circulación sanguínea mejore y crezcan sus nervios, lo que permitirá la animación de sus músculos.

Según dijo la doctora Maria Siemionow, jefa del equipo médico, "está haciendo grandes progresos".

Connie Culp, antes de ser atacada por su esposo.

Su esposo la disparó hace cinco años despojándole de nariz, pómulos, un ojo y la parte superior de la boca.

Además, Culp tendrá que pasar el resto de su vida tomando varias pastillas al día.

La pionera en este tipo de operación había sido la francesa Isabelle Dinoire en 2005, una mujer que había sido atacada por su perro.

Desde entonces se han realizado siete trasplantes más.

Este tipo de operaciones suelen ser controvertidas por el peligro que corren sus pacientes, tanto físico, puesto que su cuerpo puede rechazar el implante, como psicológico.

Pero, según el doctor Eric Kodish, director del departamento de bioética de la clínica, "esta no es una operación de cosmética en el sentido estricto de la palabra".

El primer caso

El trasplante de rostro al que fue sometida Connie Culp no es el primero.

En noviembre de 2005, la francesa Isabelle Dinoire se convirtió en la primera persona en recibir esta intervención quirúrgica.

"Me salvaron. Mucha gente me escribe diciendo que necesito continuar y ese gesto es maravilloso. De alguna manera es un milagro", dijo Dinoire a la corresponsal de la BBC en París Naomi Austin.

La paciente fue operada con éxito en el Hospital Universitario Amiens.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.