¿Y la vacuna contra la gripe porcina?

Vacuna
Image caption Los expertos aceptan que será imposible producir dosis para todos los habitantes del planeta.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró oficialmente una pandemia de gripe porcina, pero el mundo todavía no dispone de una vacuna que pueda proteger contra el virus H1N1 que está causando la enfermedad.

Algunos fabricantes de vacunas en países desarrollados afirman que están trabajando ya en la producción de una inoculación y que ésta podría estar lista pronto.

La OMS declara pandemia global

¿Habrá suficientes dosis para todos los países del mundo? ¿Cuándo estará lista? ¿Quién la producirá y para quién? BBC Ciencia responde éstas y otras preguntas con una guía sobre las claves de la vacuna.

¿Si ya se declaró una pandemia, no es necesario disponer de una vacuna que proteja contra la enfermedad?

No. La OMS no ha recomendado a los fabricantes de vacunas que suspendan la producción de la vacuna de gripe estacional y se dediquen a la fabricación de una vacuna pandémica (H1N1) porque esa decisión podría poner en riesgo a los millones de personas que son vulnerables a la gripe común en invierno, que causa unas 500.000 muertes cada año.

Sin embargo, como la producción de la vacuna estacional será completada pronto, varias compañías farmacéuticas afirman que ya están trabajando en la producción de la nueva vacuna.

¿Cuándo podría estar disponible la nueva vacuna de gripe porcina?

Varios laboratorios en el mundo, como el de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades en Atlanta, y el de la Agencia de Protección a la Salud del Reino Unido están distribuyendo ya el material básico (el virus adecuado) a los productores de vacunas para que con éste puedan comenzar a producir el fármaco de forma masiva.

Algunas empresas afirman que está ya en marcha la producción de miles de millones de dosis para proteger contra el virus H1N1. Sin embargo, se necesitarán unos cuatro meses antes de poder disponer de una inoculación que sea segura y eficaz. Esto significa que el fármaco podría estar disponible antes del comienzo de la próxima temporada de gripe invernal en el hemisferio norte.

¿No hubiera sido mejor comenzar a producir la nueva vacuna antes?

No. Los expertos están de acuerdo en que el virus H1N1 ha causado hasta ahora sólo síntomas moderados y leves en la mayoría de la gente, por lo cual se decidió completar primero la producción de la vacuna de gripe estacional y no suspender la inmunización contra esa forma de la enfermedad.

¿Qué pasaría si el virus muta? ¿Seguirá protegiendo la nueva vacuna?

Hasta ahora no se ha encontrado evidencia de que el virus H1N1 haya cambiado mucho desde que fue identificado en abril. Si el virus mutara levemente, la nueva vacuna podría seguir siendo efectiva. Pero si el virus tuviera cambios importantes la nueva vacuna perdería su eficacia.

Tal como señala la OMS, es imposible predecir los cambios que experimentará un virus pero los laboratorios en todo el mundo están monitoreando contínuamente la situación.

¿Será posible para los fabricantes de vacunas producir suficientes dosis para todo el mundo?

La OMS ya aceptó que será imposible producir suficientes vacunas para proteger a los 6.800 millones de habitantes del planeta.

Aunque la industria farmacéutica está hoy mucho mejor preparada que hace unos años para satisfacer la demanda de una pandemia, no se sabe cuánto realmente será capaz de producir.

Los principales productores, como Sanofi, Novartis y GlaxoSmithKline, que ya obtuvieron el virus para la nueva vacuna, no saben cuál es su capacidad de producción porque esto dependerá de la forma como el nuevo virus se reproduzca en los huevos (que se usan en la producción comercial).

¿Quiénes serán los primeros beneficiados cuando esté lista la nueva vacuna?

Se informa que las compañías farmacéuticas recibieron ya "grandes" órdenes de producción de gobiernos en Europa y América del Norte. Por lo tanto se teme que países en desarrollo que no cuentan con recursos para obtener la inoculación, la pandemia tenga un impacto grave.

En los países más pobres la gente que sufre otras enfermedades como Sida y malaria es más susceptible a la gripe porcina y los sistemas de salud no tienen recursos para enfrentar la pandemia.

Por eso la OMS está instando a los gobiernos a buscar "asociaciones con el sector privado" para que todos tengan acceso a los medicamentos y vacunas contra la enfermedad.