¿Un planeta fuera de la Vía Láctea?

Galaxia de Andrómeda (Foto: NASA)
Image caption El primer planeta detectado fuera de la Vía Láctea estaría en la galaxia de Andrómeda.

Un grupo de astrónomos cree haber encontrado pistas de lo que sería el primer planeta descubierto fuera de nuestra galaxia, la Vía Láctea.

Según los científicos del Instituto Nacional de Física Nuclear (INFN), de Italia, y un equipo de colaboradores de Suiza, España y Rusia, el cuerpo celeste parece tener una masa seis veces mayor que la de Júpiter.

Fue detectado en la órbita de una estrella situada en la galaxia de Andrómeda, utilizando un método de observación basado en el principio de la "distorsión gravitacional".

Según este principio -que Albert Einstein predijo en su teoría de la relatividad-, una gran masa puede flexionar a su alrededor un haz de luz proveniente de una estrella y proveerle al observador múltiples imágenes de su aspecto.

Esto permite estudiar objetos a grandes distancias, como si se estuviera utilizando un telescopio extremadamente poderoso.

Claro que todo depende de una correcta alineación. Es decir, hay que tener la fortuna de que el rayo lumínico llegue a la Tierra y sea visto por los astrónomos, algo que no sucede frecuentemente.

Los científicos publicaron los resultados de su investigación en la revista británica Monthly Notices of the Royal Astronomical Society (MNRAS).

"Excepcional"

Francesco De Paolis, del INFN, y sus colegas desarrollaron un modelo computarizado para determinar la probabilidad de detectar un planeta en la galaxia de Andrómeda por medio de la distorsión gravitacional.

Diseñaron una "curva lumínica", es decir, calcularon la flexión de la luz proveniente de una estrella que, según se sospechaba, tenía un planeta en su órbita.

Habiendo hecho esto, revisaron una investigación completada en 2004 por diversos astrónomos que mostraba una distorsión gravitacional inusual en Andrómeda.

Image caption La distorsión gravitacional permite obtener múltiples imágenes de un mismo cuerpo celeste.

Ese evento -afirman los investigadores- coincide con sus cálculos y podría ser atribuido a la presencia de un planeta seis veces mayor que Júpiter.

Lamentablemente, debido a que el haz de luz fue detectado en la Tierra hace varios años, los astrónomos no pueden observar el cuerpo celeste de forma directa para confirmar su teoría.

Sin embargo, De Paolis considera muy importante la posibilidad de detectar planetas a distancias inimaginables.

"Lo interesante es que contamos con la tecnología capaz de observar cuerpos en otras galaxias. Es algo excepcional", comentó el científico a la BBC.

Con la ayuda de su nueva herramienta, los autores del trabajo planean utilizar un telescopio de gran alcance para continuar con sus observaciones, con la esperanza de hallar nuevos planetas fuera de la Vía Láctea.

"Hasta ahora se han descubierto unos 350 exoplanetas en la vecindad de nuestra galaxia", explicó De Paolis. "Puede haber muchos otros aún más lejos, pero el desafío es captarlos con la distorsión gravitacional".

"No es fácil, porque las oportunidades son únicas y difíciles de predecir", completó el astrónomo italiano.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.