Esterilización contra la malaria

Mosquito Anopheles.
Image caption Un equipo de científicos intenta esterilizar a mosquitos macho mediante radiaciones.

Las picaduras de los mosquitos pueden ser mortales.

El mosquito Anopheles transmite el parásito causante de la malaria, una enfermedad que mata a alrededor de un millón de personas cada año.

Tradicionalmente la población de mosquitos ha sido controlada mediante el uso de pesticidas.

Pero los científicos del Organismo Internacional de Energía Atómica (AIEA, por sus siglas en inglés) están trabajando con otro método: utilizan la radiación para esterilizar a los mosquitos machos.

La técnica de esterilización de insectos (SIT, por sus siglas en inglés) ha funcionado bien en la reducción de la mosca tsé-tsé y otras plagas como la mosca de la fruta.

Los científicos de la AIEA están ahora intentando adaptar la técnica al mosquito Anopheles.

Estériles

Mark Benedict, médico entomólogo de la AIEA, explica que la SIT es un "control de la natalidad" para insectos.

"La idea es producir una gran cantidad de mosquitos macho que sean sexualmente estériles", cuenta.

"Esos machos serán liberados en un medio silvestre y al encontrarse con las hembras vírgenes se aparearán", precisa.

Las hembras, usualmente, se aparean una vez en la vida; entonces, si su compañero ha sido esterilizado no prosperará ninguno de los cientos de huevos que ponga.

La esterilización sólo tarda un par de minutos. Los mosquitos son reunidos en un recipiente de metal y bajados en una máquina donde son expuestos a la radiación. Cuando salen, son sexualmente estériles.

En los calientes y húmedos laboratorios de la AIEA, el equipo está tratando de desarrollar métodos para criar mosquitos que sean suficientemente fuertes como para sobrevivir a las radiaciones y suficientemente atractivos como para seducir a las hembras en un medio silvestre.

También están trabajando en la forma de transportarlos y liberarlos.

Trabajo de campo

Image caption Alrederor de un millón de personas muere cada año por la malaria.

En el norte de Sudán están realizando los preparativos de un trabajo de campo para poner a prueba la viabilidad de la SIT para los mosquitos.

La zona se caracteriza por ser extremadamente desértica, pero los humanos, el ganado y los mosquitos viven en las orillas del río Nilo.

A pesar del relativamente pequeño número de mosquitos, en esa zona se registran altos niveles de transmisión de la malaria.

Mark Benedict anticipa que los ejemplares esterilizados serán liberados a lo largo de la ribera donde los mosquitos silvestres se reproducen.

"Eso nos va a dar una buena noción sobre en qué áreas podemos liberar mosquitos y qué densidad de población podemos controlar", afirma.

Son los comienzos pero Mark Benedict es optimista respecto de las perspectivas de la SIT.

Se espera que esta técnica, junto con otras tácticas como el uso de insecticidas, pueda ser una buena herramienta en la lucha contra la malaria.

La técnica está "muy bien adaptada para los programas de erradicación y eliminación".

"Lo que necesitamos hacer ahora es conseguir uno o dos proyectos fuera del terreno, medir su potencial y ver por dónde podemos seguir a partir de allí", dice.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.