"Prometedor" fármaco contra el cáncer

Un nuevo tipo de tratamiento contra el cáncer produjo resultados prometedores en los ensayos preliminares, afirman investigadores.

Image caption El fármaco pertenece a una nueva familia de tratamientos dirigidos a las células cancerosas.

El fármaco, llamado olaparib, fue suministrado a 19 pacientes con formas de cáncer de mama, ovario y próstata en etapa avanzada. Estas formas de la enfermedad son causadas por mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2.

En 12 de los pacientes, los cuales ninguno había logrado responder a otros tipos de terapias, se logró que los tumores se redujeran o estabilizaran, afirman los investigadores.

Los resultados del estudio, llevado a cabo por el Instituto de Investigación de Cáncer y el Hospital Royal Marsden de Gran Bretaña, aparecen publicados en New England Journal of Medicine (Revista de Medicina de Nueva Inglaterra).

Según los autores, uno de los primeros pacientes que recibió el tratamiento está todavía en remisión después de dos años.

Nuevos tratamientos

El olaparib pertenece a una nueva familia de fármacos llamados inhibidores PARP. Éstos atacan a las células cancerosas pero dejan que las células sanas queden relativamente indemnes.

Los científicos, que trabajan con la compañía farmacéutica AstraZeneca descubrieron que los pacientes experimentaron muy pocos efectos secundarios y algunos informaron que con el tratamiento "se facilitaba mucho más que la quimioterapia".

Tal como señala el doctor Johann de Bono, quien participó en la investigación, el fármaco será ahora probado en ensayos más amplios.

"El medicamento mostró resultados muy impactantes al reducir los tumores de los pacientes", afirma el científico.

"Ha logrado que pacientes que ya habían probado varios tratamientos convencionales tengan períodos largos de remisión, y no muestren síntomas de cáncer o de efectos secundarios importantes".

Olaparib es el primer ejemplo exitoso de un nuevo tipo de medicina personalizada que utiliza una técnica llamada "letalidad sintética", que es una forma sutil de explotar las propias debilidades moleculares del propio organismo para efectos positivos.

En este caso, el fármaco se aprovecha del hecho de que aunque las células normales tienen diferentes formas de reparar el daño a su ADN. Una de estas formas queda discapacitada por las mutaciones BRCA en las células tumorales.

El olaparib bloquea una de las formas de reparación al "apagar" una enzima clave llamada PARP (polimerasa poli ADP-ribosa).

Esto no afecta a las células sanas porque éstas pueden contar con un sistema alternativo de reparación controlado por sus genes BRCA sanos.

Pero en las células tumorales, donde la forma de reparación del BRCA ha sido bloqueada por la mutación genética, no hay mecanismos alternativos de reparación y las células mueren.

Las células cancerosas con las mutaciones BRCA1 o BRCA2 son las primeras que demuestran ser susceptibles a los inhibidores PARP.

Pero los científicos afirman que hay evidencia de que el olaparib también podría ser efectivo en otros tipos de cáncer con diferentes defectos en sus mecanismos de reparación del ADN.

Más estudios

Image caption Los científicos creen que el olaparib también podría usarse en otros tipos de cáncer.

Tal como señala el profesor Stan Kaye, quien también participó en la investigación, "el siguiente paso será probar el fármaco en otros tipos más comunes de cáncer ovárico y de mama, y esperamos que también sea igual de efectivo".

La técnica de estos nuevos fármacos con "letalidad sintética" fue desarrollada por el profesor Alan Ashworth, director de la organización de investigación de cáncer del Breakthrough Breast Cancer Research Centre.

Según el científico, están "muy satisfechos de que el trabajo que llevamos a cabo en el laboratorio haya podido ser trasladado tan pronto a beneficios potenciales para pacientes".

"Esperamos que el olaparib pueda ofrecer un nuevo tratamiento dirigido para las mujeres con cáncer de mama relacionado al BRCA".

El investigador subraya, sin embargo, que el fármaco todavía está en sus primeras etapas de desarrollo y que se necesitarán más ensayos clínicos para poder evaluar completamente su potencial.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.