Irán: ¿tecnología ciudadana?

Joven iraní filma con su teléfono celular una movilización opositora

Las redes sociales, los blogs y las nuevas tecnologías figuran entre los grandes protagonistas de la turbulencia que siguió a las controvertidas elecciones presidenciales en Irán del pasado 12 de junio.

Para algunos, la crisis política iraní marcó un vuelco innovador en el uso de esos recursos, pero otros disputan su confiabilidad.

Muchos analistas señalan que cuando los medios tradicionales han fracasado en su intento de informar sobre la realidad iraní, han sido los ciudadanos quienes se han servido de los medios disponibles en internet -como Twitter, Facebook, Flickr o YouTube- para transmitir los acontecimientos.

Otros expertos destacan la falta de confiabilidad de estos medios a través de los cuales se puede diseminar información no verificada con la consiguiente distorsión de los hechos.

A la vez algunos hacen notar la vulnerabilidad de quienes utilizan estas redes y ponen como ejemplo una creciente preocupación de los usuarios de Twitter sobre un presunto monitoreo de sus actividades por parte de los servicios secretos iraníes.

Por ese motivo, incluso, se han hecho llamados para que los usuarios de Twitter que residen fuera de Irán establezcan a Teherán como su localidad en un intento de confundir a las autoridades iraníes y hacerles más difícil el rastreo de identidades.

Recurso poderoso

Teherán ha venido acusando a los medios de comunicación extranjeros, particularmente estadounidenses y británicos, de "dramatizar" las turbulencias posteriores a las elecciones presidenciales al proveer extensa cobertura basada en fuentes "poco confiables" como las redes sociales y el material transmitido por medio de teléfonos celulares.

Los blogs, las redes sociales y los recursos tecnológicos fueron vitales en la difusión de información en momentos en que los servicios de radio y televisión de medios internacionales, entre ellos la BBC, experimentaron problemas de transmisión en Irán, a lo que se unieron las restricciones impuestas a la prensa nacional.

El analista de temas internacionales James Spencer declaró a la BBC que "cuando los corresponsales extranjeros vieron limitadas sus posibilidades de informar y sus visas restringidas, la ubiquidad de los teléfonos celulares pasó a primera plana".

Spencer destacó que la capacidad de enviar material gráfico, imágenes casi en tiempo real que se pueden descargar y ver fácilmente en YouTube, sin necesidad de editar ni traducir, "es un recurso muy poderoso".

Gato y ratón

El Servicio Persa de la BBC, por ejemplo, llegó a recibir una avalancha de videos a un ritmo de cinco por minuto.

Una productora de ese servicio expresó: "Las señales del servicio persa de televisión sufrieron un bloqueo pero la audiencia sigue enviando videos".

El servicio interactivo llegó a recibir, además, "unos 3.000 correos electrónicos diarios comparados con el centenar que se recibió el día antes de las elecciones".

Según la productora, pese al bloqueo de la señal televisiva por medio de filtros, parte de la audiencia se las ingenió para manualmente desbloquearla por medio de anti-filtros.

Todo este juego "del gato y el ratón", como lo define Gavin Hewitt, de la BBC, se sustenta en un hecho demográfico.

Más de la mitad de la población iraní tiene menos de 25 años de edad y "esta generación conocedora de internet está retando los centros del poder", en palabras de Hewitt.

"Periodismo ciudadano"

Pero hay una cuestion que, en opinión de observadores, permanece sin respuesta. ¿La crisis política iraní marcó un vuelco innovador en el uso de las redes sociales y las facilidades tecnológicas?

El portavoz de YouTube Scott Rubin no tiene dudas: "Hago un paralelo entre esta situación y la Revolución de Terciopelo en la República Checa donde la gente siguió adelante pese a todas las barreras interpuestas. Sólo que esta vez el avance está ocurriendo en internet".

Rubin dijo a la BBC que "al usar YouTube los ciudadanos iraníes están haciendo oir sus voces, mostrando sus rostros y contando sus historias a todo el mundo sin censuras. Los ciudadanos están contando la verdadera historia de estas elecciones".

El vocero sostiene que, aunque no hay confirmación oficial, parece que YouTube está siendo bloqueado por el gobierno iraní con una caída en el tráfico de hasta el 90%.

¿Tecnología cívica?

No obstante, en caso de que exista ese bloqueo tanto en el caso de YouTube como de otras redes sociales, muchos superan ese obstáculo al usar servidores proxy.

Austin Heap, experto en computación de 25 años de edad y establecido en San Francisco, EE.UU., se ha visto en el centro de esta demanda. Él publicó una lista de direcciones de servidores y una guía fácil sobre su uso. El tráfico en su sitio creció de unas pocas docenas diarias a más de 100.000 en sólo 24 horas.

"La reacción desde Irán me ha emocionado hasta las lágrimas. Que alguien me diga que su familia me está agradecida... ese es el poder de internet", declaró.

Pese a toda esta avalancha, el profesor Jonathan L. Zittrain, cofundador del Centro Berkman para la Internet y la Sociedad, de la Universidad estadounidense de Harvard, opina que es demasiado pronto para saber si se ha producido un viraje en el uso de la tecnología electrónica como fuente confiable de información.

"Parece que todo esto muestra el poder de algo que llamo tecnología cívica que no es sólo tecnología usada con propósitos cívicos. Me refiero a tecnología cuyo poder crece o disminuye en función del número de personas que las usa y la pasión que pone en ello".

Zittrain concluyó: "Puede que todavía se necesite mucho tiempo para que la historia sea capaz de enjuiciar los acontecimientos de la última semana".

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.