Gripe en las Falklands o Malvinas

Stanley, capital de las Falklands o Malvinas

La gripe porcina llegó a las islas Falklands o Malvinas. Los expertos habían vaticinado que la irrupción del virus era cuestión de tiempo. Pero ¿cómo apareció la enfermedad en un lugar tan remoto, con una población residente de menos de 2.500 personas y cómo han lidiado las autoridades con el problema?

"Definitivamente el virus llegó", confirmó el doctor Roger Diggle, el jefe de Servicios Médicos de las islas.

Siete muestras de laboratorio fueron enviadas al Reino Unido, y cinco de ellas resultaron positivas. Dos de los casos se trataron de adolescentes y tres, de militares.

El doctor Diggle, quien ha trabajado en la islas durante 18 años, informó que los tres militares tenían menos de 35 años de edad, y que todos los infectados presentaban ligeros síntomas de gripe.

Los dos adolescentes habían tomado parte en los Juegos de las Islas, una competencia bianual en la cual participan representantes de pequeñas islas o archipiélagos y que este año se celebraron en las Islas de Aland, parte de un archipiélago situado en el Mar Báltico entre Suecia y Finlandia.

A su regreso al Atlántico Sur, ambos jóvenes pasaron por el Reino Unido, donde se supone que se contagiaron con el virus.

Para lidiar con la enfermedad, las Falklands o Malvinas han adoptado la misma política sanitaria que el Reino Unido. Primero, la contención y, una vez confirmada la enfermedad, el tratamiento.

En invierno

Según estima el doctor Diggle, se ha registrado una veintena de casos de posible gripe porcina, pero como es invierno en el hemisferio sur están presentes otras infecciones virales.

"Sin dudas, hemos tenido más casos de fiebre porcina que no han sido diagnosticados", dijo.

Uno de los problemas que encaran las islas es el traslado de las muestras, que sólo duran unas 24 horas- a los laboratorios del Reino Unido debido a que disponen de tres vuelos a la semana, uno comercial y dos militares.

Las islas, al igual que otros territorios británicos de ultramar, compraron a Londres medicamentos contra el mal en mayo pasado. La semana pasada hicieron otro pedido que llegó tres días después en un vuelo militar.

El archipiélago "está bien preparado" para hacer frente a una expansión de la gripe, aseguró Diggle.

"Tenemos menos personas enfermas de lo que es normal en esta época del año", aseveró.

Entre los consejos emitidos por las autoridades de salud figura no viajar si se presentan síntomas de gripe y se adviritió sobre la aplicación de "medidas apropiadas de cuarentenas" a pasajeros que lleguen con enfermedades infecciosas.

Dolor de garganta

Uno de los adolescentes afectados, Jordan King, ya se reincorporó a la escuela e incluso volvió a jugar badminton, el deporte con el que compitió en los Juegos de las Islas.

Image caption El doctor Diggle aseguró que las islas están preparadas para hacer frente a un brote masivo de la enfermedad.

Tras el certamen se quedó con sus tíos en un barrio del norte de Londres. Un joven vecino presentaba signos similares a los de la gripe porcina.

Jordan regresó a casa el nueve de julio pasado, jueves, y cuatro días después, el lunes, ya sufría dolor de garganta.

"Él fue a la escuela con toda normalidad", explicó Michelle, la madre de Jordan. "Pero el lunes por la noche ya tenía fiebre y sudoraciones".

Michelle King agregó: "Llamé al martes al hospital y para entonces ya (Jordan) me había comentado sobre el hijo del vecino" en Londres que presentaba síntomas de la enfermedad.

A Michelle se le dijo que mantuviera a Jordan en casa y para el viernes ya se había confirmado la presencia del virus H1N1.

"Mi preocupación no era demasiada porque en mi familia nadie padece enfermedades", expresó la madre del joven.

Un poco de miedo

Toda la familia recibió una dosis de Tamiflu, a la vez que decidió aislarse en su casa de Stanley, la capital de las islas, durante unos días.

Image caption El adolescente ya se recobró y reincorporó a todas sus actividades.

Michelle manifestó que no quería que su hijo fuera responsable de la expansión del virus y contó que ella dijo en la escuela que "toda la isla se enteró en 20 minutos que Jordan había contraído la fiebre porcina".

En sus palabras, "es una isla pequeña y la gente tiende a preocuparse por este tipo de cosas, pero la comunidad fue amable con nosotros".

Al parecer en las islas todo el mundo conoce a alguien con el virus. El censo de 2006 registra una población residente de 2.478. Esta cifra excluye los más de 1.700 presentes en la base militar.

Ailie Biggs, sub-editor de noticias del semanario "Penguin News", manifestó que debido a los viajeros que llegan y se van de las islas ya se esperaba la irrupción de la gripe porcina.

"Al principio hubo un poco de miedo pero ya esa etapa pasó", dijo.

"Todo el mundo conoce a alguien que ha tenido el virus y cuando ves que los enfermos mejoran te preocupas menos", manifestó.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.