Las bombillas se van de Europa

La que ahorra y la tradicional
Image caption La bombilla tradicional (a la derecha) estará totalmente prohibida para 2012.

El fin de las bombillas de luz incandescentes de 100 vatios está cada vez más cerca en los países de la Unión Europea (UE) tras la entrada en vigor de una prohibición para producirlas e importarlas.

Sin embargo, se podrán seguir comercializando hasta que se agoten sus existencias.

En uso desde el siglo XIX, las bombillas tradicionales se están eliminando gradualmente para fomentar el uso de energía más eficiente proveniente de bombillas fluorescentes de bajo consumo, que utilizan hasta un 80% menos de electricidad.

Las tradicionales gastan la mayor parte de su energía dando calor en lugar de luz. Y las de nueva generación llamadas "fluo-compactas" o de bajo consumo son más caras, pero tienen una vida útil más larga.

La prohibición es parte de una serie de medidas de la UE destinada a reducir el consumo de energía y la lucha contra el calentamiento global.

El objetivo es mejorar la eficacia energética de la UE en un 20% en 2020, con respecto al nivel de 1990.

La Comisión Europea estima que cada hogar ahorrará 166 euros de su factura anual de electricidad, entre US$ 5.000 y 10.000 millones de euros por año en total.

Reemplazo

La UE quiere que las bombillas sean sustituidas por lamparillas de luz fluorescentes compactas, dice Ian McKenzie de la BBC.

Dentro de un año la prohibición entrará a regir para las bombillas de 75 vatios, en 2011 para las de 60 y en 2012 para las de 40 y 25 vatios.

Antes de la prohibición, la venta de bombillas ya habían descendido un 15% en el bloque europeo, aunque en países como Alemania y Austria las compras se incrementaron un 15%.

"La gente realiza compras de pánico. La bombilla clásica encarna la tradición, se tiene miedo a perderla", aseguró Alice Pirgov, del instituto GfK sobre consumo, informó la agencia de noticias AFP.

Los opositores a esta medida aseguran que son demasiado sombrías y pueden provocar dolores de cabeza y trastornos de la piel en las personas sensibles a la exposición de luz.

También las relacionan con un aumento en el riesgo de sufrir convulsiones por parte de personas con epilepsia.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.