Guatemala tiene hambre y sed

Niño desnutrido en Guatemala. Foto cortesía Unicef.
Image caption El 80% de los niños indígenas en Guatemala sufre de desnutrición.

La sequía y la crisis económica profundizan los problemas de hambre y malnutrición en Guatemala, donde en lo que va del año unos 20 niños han muerto por desnutrición crónica, según cifras oficiales.

La falta de agua ha ocasionado pérdidas de unos US$3,9 millones en el sector de la agricultura, ganadería y alimentación, lo que ha disparado los casos de malnutrición en el conocido "Corredor Seco", que incluye siete provincias de ese país.

Según datos del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación, los cultivos más perjudicados son el maíz y el frijol, ingredientes básicos (y en algunas ocasiones únicos) en la dieta de indígenas guatemaltecos.

Ante esta situación el gobierno de Guatemala pidió ayuda a la comunidad internacional para combatir la crisis alimentaria que afecta miles de familias.

US$50 millones

Una portavoz de la presidencia dijo que se necesitan cerca de US$50 millones para llevar alimentos básicos a unos 300.000 hogares.

Hasta ahora, el gobierno ha destinado US$7,5 millones para asistir a las familias en peor estado, que según datos oficiales rozarían las 60.000.

El presupuesto del Estado para combatir una desnutrición -que ya se venía arrastrando desde principio de siglo- tuvo que reducirse como consecuencia de la crisis financiera internacional, pues el país recibió menos remesas y por ende menos recaudación fiscal.

"Esa situación nos impide cubrir esas necesidades porque no contamos con recursos", explicó en conferencia de prensa Ana de Méndez, asesora de la presidencia. "Sin embargo se están haciendo los esfuerzos necesarios para detener la crisis y evitar que más niños caigan en desnutrición".

Uno de cada dos

Antes de que la sequía causara estragos en el país, la pobreza extrema ya estaba afectando la alimentación de los niños.

En abril de 2009, Unicef publicó un informe en el que advertía que uno de cada dos niños guatemaltecos sufría de desnutrición crónica. En el caso de la población indígena el 80% de niños y niñas menores de cinco años tienen serios problemas alimenticios.

"Un día comemos un poco de frijoles, al día siguiente arroz y al tercer día rábanos (...) Nunca comemos carne. Criamos conejos, pero tenemos que venderlos. No lo comemos". Éste es el testimonio que Santa Sebastiana, una mujer de 45 años, le dio a la organización hace poco más de cinco meses.

Desde entonces los hospitales de Ciudad de Guatemala están atestados de niños menores de dos años ingresados por desnutrición. Una dieta de leche y verduras, combinado con medicamentos, intenta frenar la cifra de mortalidad.

La región de Jalapa es la más afectada del país. De acuerdo con la revista británica The Economist, allí los centros de rehabilitación han admitido a docenas de niños en tal estado de desnutrición que sus negros cabellos se tornaron rubios, con problemas en el funcionamiento de órganos y deficiencia muscular.

Visita de la ONU

Analistas coinciden en que estos datos alarmantes no se corresponden con el nivel de riqueza de Guatemala, que a pesar de estar lejos de la situación de Haití (el país más pobre de América Latina) duplica los casos de desnutrición que tiene el país caribeño.

Para constatar la gravedad de la situación, el relator especial de la Naciones Unidas sobre el derecho a la alimentación, Olivier de Schutter, visita esta semana el país para "dar seguimiento a las políticas y arreglos institucionales que han surgido en los últimos cuatro años en Guatemala para garantizar el derecho a la alimentación".

La ONU dejó claro en un comunicado de prensa que la misión de Schutter es explorar las causas de la crisis, pues en su opinión "las respuestas humanitarias no constituyen soluciones a largo plazo, a pesar de la importancia que tienen en el contexto actual".

En el contexto actual el 1,7% de la población sufre de desnutrición. De los 13,3 millones de guatemaltecos, más de la mitad vive en la pobreza y su principal sustento es la agricultura que cada año se ve afectada por las sequías o inundaciones que provocan la pérdida de cosechas.

Según el instituto meteorológico de ese país, las predicciones son que el fenómeno de El Niño (que se caracteriza por un aumento anormal de la temperatura de las aguas del Pacífico) prolongará la temporada de sequía.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.