El pequeño antecesor del Tiranosaurio Rex

Dinosaurio Raptorex
Image caption El Raptorex Kriegsteini habría medido sólo un metro y pesado apenas 65 kilos.

El antepasado de Tiranosaurio Rex fue un pequeño dinosaurio de tres metros de largo que vivió 60 millones de años antes de su poderoso sucesor, dicen los científicos.

Según los expertos, este descubrimiento podría ser el "eslabón perdido" entre las primeras especies de dinosaurios y el T-Rex.

Paul Sereno de la Universidad de Chicago publicó en la revista Science que el nuevo fósil encontrado en China tiene exactamente la misma estructura ósea del T-Rex pero en miniatura: el Raptorex Kriegsteini pesaba sólo 65 kilos y era apenas 90 veces más pequeño que su sucesor.

El hallazgo sugiere que las características físicas de T-Rex -gran cabeza con mandíbulas fuertes, antebrazos pequeños y enormes patas traseras- fueron heredadas del dinosaurio pequeño y que el cuerpo se modificó relativamente poco a través de los siglos -excepto por el tamaño.

De familia

En los últimos 10 años, los fósiles encontrados habrían mostrado una pequeña evidencia de que la familia Tyrannosaur es descendiente de dinosaurios de cuerpo pequeño.

Pero había poca evidencia de un vínculo directo entre estos dinosaurios relativamente pequeños y los grandes fósiles del T-Rex.

El equipo considera que Raptorex Kriegstein es ese vínculo: luce idéntico al T-Rex, incluso en la forma del cráneo con bulbos olfatorios ampliados, lo que le habría dado el mismo agudo sentido del olfato que el T-Rex.

Según Sereno, "es lo más cercano al proverbial eslabón perdido en el linaje del T-Rex que jamás hallamos tenido".

Giro de tuerca

Image caption El equipo hizo moldes de los huesos y reconstruyó al animal de la forma en la que piensan que se hubiera visto.

El equipo de científicos considera que el nuevo fósil da un vuelco total a la teoría aceptada sobre la evolución de los tiranosaurios: hasta ahora se pensaba que la extraña forma de su cuerpo había evolucionado como consecuencia de su gran tamaño. El registro de los fósiles confirmaba la teoría anterior de que el tiranosaurio gigante había necesitado modificar su esqueleto para seguir funcionando como depredador.

Stephen Brusatte, del Museo Americano de Historia Natural de Nueva York, aseguró:

"La nueva especie, Raptorex, realmente es un giro de tuerca en este patrón observado. Tenemos un animal de una noventésima parte del tamaño del T-Rex, de mi tamaño, pero con todas las características de la especie -cabeza grande, músculos fuertes, brazos diminutos- que antes se pensaba que eran adaptaciones necesarias para un organismo de gran depredador. "Ahora en realidad podemos decir que estas características no han evolucionado como consecuencia del gran tamaño corporal, sino que evolucionó como un conjunto eficiente de armas para un animal depredador que medía sólo la noventésima parte del T-Rex y que vivió 60 millones de años antes".

El registro de los fósiles indica que los tiranosaurios crecieron a tamaños enormes durante los últimos 20 millones de años del periodo Cretácico. Brusatte aseguró: "Entonces eso significa que durante el mayor tiempo de su historia evolutiva, cerca del 80% del que estuvieron en la Tierra, los tiranosaurios eran animales pequeños que vivieron a la sombra de otros tipos de enormes dinosaurios predadores.

"En resumen, gran parte de lo que pensamos que sabemos sobre la evolución del tiranosaurio resulta ser simplista y equivocado". Coleccionista privado

Sereno estima que este especimen de Raptorex Kriegstein era un adulto joven cuando murió. El equipo hizo moldes de los huesos y reconstruyó al animal de la forma en la que piensan que se hubiera visto. Creen que habría tenido un metro de altura y que habría tenido plumas similares a las de una avestruz. Los investigadores dicen que los fragmentos de arena y los sedimentos que se encontraron en el esqueleto indican que se encontró en una zona del noreste de China, rica en fósiles.

Ahí excavaron, fue sacado ilícitamente del país y finalmente vendido.

El fósil lleva el nombre de Henry Kriegstein, un coleccionista privado que lo compró a un comerciante, se puso en contacto con Sereno y le pidió analizar la muestra. Finalmente lo donó a la ciencia y a China. Ahora está en un museo de Mongolia.

Sereno aseguró que esto "es más que un especimen chino. Nos ha dado algunas revelaciones sobre nuestros propios tiranosauros aquí en Norteamérica. Así que realmente pertenece a la ciencia. Pertenece al mundo".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.