Mejor no besar la Torá

¿Dependerá de la religión de cada persona estar más o menos expuesto a contraer la gripe porcina? Lo más seguro es que no, pero el cumplimiento de ciertos ritos judíos podría aumentar el riesgo de contagio.

Image caption El beso a la Torá es una tradición ancestral.

Una de las costumbres más seguidas entre judíos religiosos es besar los libros sagrados al comenzar o finalizar una plegaria y hacer lo mismo al levantar un libro de oración que se cayó.

Asimismo, se suele dar un beso a la rápida a la "mezuzá", una pequeña caja -generalmente decorativa- que tiene en su interior un pergamino con versículos del libro bíblico Deuteronomio y que se coloca a la entrada de todo hogar judío.

Pero estos hábitos, con la gripe porcina avanzando a pasos agigantados por el mundo, podrían ser problemáticos.

El Ministerio de Salud Pública de Israel ha recomendado tratar de evitar esta costumbre del beso a los libros sagrados o la "mezuzá". El Rabinato central no se ha opuesto, aunque tampoco se ha impartido un edicto rabínico al respecto.

Besos contagiosos

La doctora Frida Glikberg, vicedirectora del Departamento de Medicina de Familia de la mutualista Klalit, le explica a BBC Mundo que la lógica de tratar de abstenerse del beso es que "las gotitas que se depositan allí, provenientes de una persona que quizás tiene el virus, pueden ser conductoras de la enfermedad.

"He hablado con médicos especializados en enfermedades infecciosas, que incluso son religiosos, y me han dicho que sería bueno en estos tiempos evitar el hábito de besar la Torá (que significa Pentateuco, pero se utiliza en general la palabra para hacer referencia a los rollos de la ley)", explica Glikberg.

"Eso no quiere decir que si alguien besó la Torá debe correr al médico, pero así como se trata hoy de lavarse las manos, de estornudar a la parte interna del brazo y no en las manos para evitar de cualquier manera el contacto con las partículas que salen de la boca y la nariz, el tema del beso también puede ser importante para tener mayor seguridad".

¿Enfermo? Mejor no ir

El doctor Pinjas Osher, un judío religioso y hasta ultraortodoxo que atiende en el barrio Bait Vagan de la mutualista Mehudet, lo confirma plenamente y explica que, incluso, "si uno está enfermo, mejor que ni vaya a la sinagoga".

Esto es especialmente relevante ahora, dado que este viernes, al salir las primeras estrellas, estará comenzando el nuevo año judío, el 5770. Es una fecha de gran importancia en el calendario hebreo en la que incluso judíos no religiosos suelen ir a la sinagoga.

Image caption Para el Dr. Pinjas Osher, si uno está enfermo mejor no ir a la sinagoga.

Osher, por las dudas, sugiere una alternativa: "Se puede, al tocar la Torá, besar la parte de afuera de la mano y simbólicamente se estará expresando lo mismo".

El rabino Richard Kaufmann de Jerusalén pide poner las cosas en la proporción debida.

"Recordemos que esto del beso no es algo obligatorio", le dice a BBC Mundo. "El beso es una manera de expresar el amor hacia la Torá, que para nosotros representa el amor al Altísimo y al objetivo por el cual estamos en el mundo".

Y da un ejemplo probablemente más conocido: "Es como cuando vamos a orar en el Muro de los Lamentos y lo besamos. Claro está que no estamos besando la piedra en sí, sino lo que representa ese muro: el Templo Sagrado".

Desde un punto de vista médico, sostiene que "si hay sospecha de que con estas costumbres hay riesgo de que uno se enferme, no hay problema ninguno en dejar de hacerlas, con el alivio incluso de que no es algo obligatorio sino simplemente una linda costumbre".

El rabino Kaufmann resume: "Sea como sea, en los textos sagrados está claro que lo principal es la vida".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.