Temores por uranio en tormenta de polvo

Tormenta de polvo en Sidney
Image caption Los residentes de Sidney describieron el evento como algo "surgido de Marte".

Grupos ambientalistas temen que la enorme tormenta de polvo rojo que se originó en la zona interior remota y semiárida de Australia contenga partículas radioactivas.

Se cree que el sedimento levantado en el centro del país podría estar acompañado de material arrastrado de minas de uranio.

Algunos científicos, sin embargo, afirman que no hay motivo para preocuparse.

El miércoles pasado, Sidney y Brisbane se vieron azotadas por la mayor tormenta de polvo en 70 años.

Ambas ciudades se vieron cubiertas de polvo rojo que voló desde el interior del país.

Las enormes nubes de polvo que suelen cubrir zonas densamente pobladas de Australia pueden causar problemas para la gente que sufre asma y enfermedades cardíacas o pulmonares.

Pero algunos grupos ambientalistas creen que el sedimento seco y de gusto metálico podría también ser una amenaza para la salud de millones de australianos más.

Image caption Algunos temen que el polvo pueda estar acompañado de partículas de uranio.

Relave de minas

David Bradbury, un reconocido documentalista y activista ambiental, afirma que la neblina que cubrió algunas de las ciudades más grandes del país en días pasados contiene partículas radioactivas -el llamado relave- arrastradas por fuertes vientos desde una mina en el desierto del sur del país.

"Se ha informado que las tormentas de polvo se originaron en Woomera -que está junto al centro minero de Olympic Dam en Roxby Downs- por lo que estas tormentas podrían estar arrastrando ese relave a lo largo de Australia" dice Bradbury.

Las compañías mineras de la zona subrayan, sin embargo, que los niveles de polvo están siendo cuidadosamente controlados.

Por su parte, Barry Noiler, experto en toxicología ambiental de la Universidad de Queensland, afirma que muchas de las partículas que se generan en las minas del interior del país son demasiado pesadas para ser arrastradas por el viento en distancias largas.

"En una gran tormenta, el polvo no va a surgir sólo de un lugar aislado, sino que va a ser una mezcla de polvo de una zona extensa que se verá diluido considerablemente" expresa Nolier.

La nube turbia que se extendió sobre partes de Queensland durante el fin de semana se está ahora disipando y los meteorólogos afirman que pronto podría comenzar a retirarse hacia la costa.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.