Terremotos que "duran siglos"

La mayoría de los grandes terremotos de años recientes podrían ser réplicas de sismos ocurridos hace cientos de años, afirma un estudio.

Image caption El terremoto de Sichuan sorprendió a los científicos porque no ocurrió en una zona de sismos.

La investigación, publicada en la revista Nature, encontró un nuevo patrón en la frecuencia de las réplicas que podría explicar algunos de los mayores terremotos recientes.

Los científicos de las universidades de Northwestern y de Missouri-Columbia, en Estados Unidos, descubrieron que los ecos de terremotos pasados pueden continuar durante cientos de años en regiones alejadas de los límites de las placas tectónicas.

Esto se debe, dicen, a que en las partes medias de los continentes la tierra tarda mucho más tiempo en recuperarse.

"Es algo que suena muy extraño al principio" afirma el profesor Seth Stein, profesor de Ciencias Geológicas de la Universidad de Northwestern y principal autor del estudio.

"En la falla de San Andrés, en California, las réplicas continúan durante unos 10 años. Pero en medio del continente siguen durante mucho más tiempo", agrega.

Cambio de fuerzas

Tal como explican los autores, las réplicas ocurren después de un gran terremoto porque el movimiento en la falla cambia las fuerzas de la tierra que actúan en la propia falla y zonas cercanas.

Pero las réplicas continúan hasta que la falla se recupera, lo cual toma mucho más tiempo en la mitad del continente.

Según el profesor Stein, la mayoría de los terremotos ocurren en los límites de las placas -como la falla de San Andrés- donde hay mucho movimiento y donde después de un terremoto siguen sintiéndose réplicas durante unos 10 años.

Image caption Los investigadores reunieron datos de todas las fallas alrededor del mundo.

Cuando las réplicas se disipan, los científicos pueden monitorear los movimientos regulares de la tierra para calcular la probabilidad de un sismo en el futuro.

Pero donde no ocurren estos movimientos regulares también pueden sentirse pequeños temblores, y cuando la tierra no ha estado almacenando energía para futuros terremotos se producen réplicas.

"Lo que ocurre es que los terremotos se mueven por toda la tierra", explicó a la BBC el profesor Stein.

"Y cuando tenemos un continente lleno de fallas los terremotos pueden moverse de una a otra falla, como bombillas que se prenden y apagan".

"La explicación es muy simple: si usted se rompe un brazo y el hueso nunca logra sanar, al cumplir mil años su hueso estaría lleno de grietas antiguas".

Y son esas "grietas", las que provocan cientos de años después los grandes terremotos.

Patrón sísmico

Para probar su teoría, los investigadores analizaron los datos de las fallas en todo el mundo y descubrieron un patrón.

Encontraron, por ejemplo, que hoy continúan ocurriendo réplicas del terremoto de magnitud 7,2 que sacudió a Montana, Idaho y Wyoming –en Estados Unidos- hace 50 años.

Y también parece que hoy siguen sintiéndose pequeños temblores en una zona a lo largo del valle de Saint Lawrence en Canadá, donde ocurrió un gran terremoto en 1663.

Los científicos encontraron que el mismo patrón se repetía en los datos sísmicos de las fallas de todo el mundo.

Esto, señalan, podría ayudar a predecir dónde ocurrirán terremotos en los continentes.

"Hasta ahora hemos tratado de entender dónde ocurrirán los grandes terremotos analizando las áreas donde ocurren los pequeños temblores", dice Mian Liu, coautor del estudio.

"Por eso muchos investigadores nos quedamos muy sorprendidos con el desastroso terremoto de 2008 en la provincia de Sichuan, en China, en una zona donde casi no habían ocurrido terremotos en los pasados siglos".

Los investigadores creen que en lugar de enfocarse en las regiones donde ocurren temblores pequeños y regulares, los estudios de predicción deben utilizar métodos como satélites de GPS o modelos computacionales para observar los lugares donde la tierra está almacenando energía para los grandes terremotos futuros.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.