EE.UU. y Europa unidos por Marte

Prototipo ExoMars
Image caption La sonda europea de 2018 intentará buscar vida en Marte.

Las agencias espaciales de Estados Unidos y Europa firmaron una "carta de intenciones" para unificar sus misiones a Marte.

El acuerdo, suscrito en Washington, le da luz verde para que científicos e ingenieros de ambos lados del Atlántico empiecen a planear travesías conjuntas al planeta rojo.

La unión empezará con un orbitador liderado por los europeos en 2016, continuará con sondas en el planeta en 2018 y posiblemente con una flota de naves dos años más tarde.

El objetivo final es una misión que pueda traer a Tierra rocas y muestras de Marte.

El documento fue firmado por los jefes de la NASA, Charles Bolden, el titular de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés), Jean-Jacques Dordain.

La llamada Iniciativa Conjunta de Exploración a Marte (MEJI) fue precedida por varios meses de discusiones para definir aspectos clave como el campo de cobertura, la división de responsabilidades y el financiamiento.

La carta de intenciones coloca el proyecto en un camino más formal.

Juntos, mejor

Image caption La iniciativa MEJI necesitará de financiación extra por parte de Europa.

Tanto Estados Unidos como Europa se han dado cuenta de que pueden obtener más logros científicos en el planeta rojo si unen fuerzas.

Y debido a que los programas de Marte de ambas partes están bajos presiones económicas, la labor conjunta significa que la agenda de una misión cada dos años puede mantenerse.

Los Estados miembros de ESA ya prometieron €850 millones (US$1.273 millones) para el proyecto de Marte. No obstante, para las actividades de la MEJI tendrán que elevar esa cifra hasta los €1.000 millones (US$1.500 millones).

Esta financiación extra deberá ser acordada en una reunión del consejo de la agencia europea a mediados de diciembre.

"Creo que lo más importante es que los países han comprado la idea, por lo que no espero sorpresas", le dijo a la BBC David Southwood, director de ciencia y robótica de la ESA.

En el papel

Southwood es quien ha delineado, junto con su homólogo de la NASA, Ed Weiler, una agenda conjunta que incluye los siguientes lanzamientos:

<li>2016: un orbitador dirigido por europeos que estudie el rastro de los gases, incluido el metano, en la atmósfera de Marte. La misión también colocará una estación meteorológica estática en la superficie del planeta. Europa estará a cargo de lanzar esta estación y colocarla en la superficie marciana, una capacidad que todavía está por demostrarse.

<li>2018: Las sondas estadounidenses y europeas se lanzarán rumbo a Marte. En esta oportunidad será Estados Unidos el encargado de colocarlas en el planeta rojo.

<li>2020: "bajo consideración", una flota de naves que estudiarán la superficie de Marte desde el punto de vista geofísico y ambiental.<br>

La NASA proveerá los cohetes para los lanzamientos de 2016 y 2018.

La estación meteorológica de 2016 será más pequeña que el reciente Phoenix Lander de los estadounidenses.

La idea es que Europa envíe la sonda durante lo que -se cree- es la temporada de tormenta de polvo en Marte.

Este tipo de fenómenos pueden cubrir todo el planeta y cambiar las características de la atmósfera, lo que hace que se dificulte la misión.

"Será un reto, pero creemos que sabemos cómo hacerlo", dijo el profesor Southwood.

Image caption Los europeos tienen el reto de lograr colocar en la superficie de Marte su sonda en plena temporada de tormenta de polvo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.